15 de octubre de 2019, 8:41:17
Sociedad

300 toneladas de agua muy radiactiva se han fugado de un tanque


Japón estudia elevar la gravedad de la fuga de agua en Fukushima a nivel 3


La Autoridad de Regulación de Japón (NRA) informó este miércoles que baraja elevar la gravedad de la fuga de 300 toneladas de agua radiactiva detectada en un tanque de la central atómica de Fukushima del nivel 1 al 3. La categoría 3 de la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES), que incluye ocho niveles de gravedad (de 0 a 8), se define como un "incidente serio". La NRA ha advertido que consultará con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) si es apropiado aplicar la escala INES a un suceso acontecido en instalaciones levantadas específicamente para solventar una crisis nuclear que aún no ha sido resuelta.


La operadora de la central nuclear de Fukushima dijo que 300 toneladas de agua muy radiactiva se han fugado de un tanque, lo que supone un problema adicional para contener el gran volumen de líquido contaminado que se acumula a diario en la planta. A última hora de este lunes operarios de la planta hallaron unos charcos de agua contaminada junto a los tanques que se usan para almacenar el líquido empleado como refrigerante para los reactores de la planta.

Aunque en un principio se pensó en una fuga de unos 120 litros, representantes de Tokyo Electric Power (TEPCO), dueña de la planta, explicaron hoy que la filtración es mucho mayor y equivale a unas tres toneladas, cantidad que podría aumentar en las próximas horas ya que la fuga aún no se ha sellado.

La empresa calculó el volumen de agua filtrada tras detectar que el nivel de la misma dentro de uno de los tanques había descendido esta mañana tres metros con respecto a la víspera. Sin embargo, aún no ha logrado establecer si la filtración se produce en el propio tanque o en conducciones emparejadas al mismo. La eléctrica también admitió que en el agua vertida ha detectado materiales, como el estroncio-90, que emiten radiación beta, con una lectura extremadamente alta de 80 millones de becquereles por litro.

Aunque la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) ha mostrado su preocupación porque el agua haya podido llegar hasta el océano a través de un sumidero cercano, TEPCO ha asegurado que al analizar el desagüe no ha detectado niveles de radiación que indiquen que el líquido ha fluido por ahí. No obstante, la operadora se comprometió a seguir investigando, tal y como aseguró su portavoz, Masayuki Ono, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

La central cuenta con capacidad para acumular en cerca de 1.000 tanques al menos unas 300.000 toneladas del agua que hace circular por el circuito de refrigeración empleado para mantener fríos los reactores nucleares.

La fuga recién detectada en estos tanques se suma al problema de la acumulación de agua contaminada en los sótanos de los edificios de los reactores, que aumenta en cerca de 400 toneladas diarias y supone el principal desafío de cara a desmantelar de manera segura la central, golpeada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011.

Esa acumulación es producto del liquido utilizado para refrigerar las unidades, que se filtra en parte a los sótanos, y de los acuíferos subterráneos de las zonas colindantes, que también penetran en los edificios.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es