27 de julio de 2021, 0:18:37
Opinión


Chacón: ¿impulso o rendición?

Javier Cámara


Carme Chacón se marcha a EEUU. No, no es que eche mucho de menos a sus amigas Bibiana y Leire, es que ha aceptado una oferta como profesora en una Universidad de Miami y se va. Se justifica la ex ministra, no sé bien por qué, con que el centro es público, multicultural y que hay un porcentaje elevado de alumnos con beca. Pero es Miami, no es la Universidad de Caracas.

Dice que su intención es volver cuando termine el curso para pelear por el liderazgo del PSOE. Bien. Se quiere dar un tiempo. Se quiere preparar. Quiere aprender inglés, imagino, o quizá espera mejorar su fluidez verbal y su exposición en público. Como sea, es gratificante ver cómo la que fuera figura inequívoca de un Zapaterismo que explotó su imagen de una novata en estado de buena esperanza al frente del Ejército y luego eterna candidata a sustituir a Rubalcaba en un PSOE en horas bajas, demuestra que no es de las que se aferra al sillón, al cargo, al puesto seguro en el partido y puede vivir de algo que no sea la política. Además, ya fue profesora en la Universidad de Gerona.

El caso es que ahora, con primarias y con una carrera por delante para mantener una oposición dura contra el PP, nadie esperaba su marcha. Me recuerda los casos recientes de Esperanza Aguirre, que se fue pero sigue, y de Antonio Basagoiti, que dijo que hay trenes a los que hay que subirse porque no sabes si volverán a pasar. Chacón se va temporalmente y deja claro, no sé si en un aviso a quien quiera darse por aludido, que hay vida fuera de la política.

Aún así, es casi imposible dejar de pensar que sea simplemente una experiencia puntual que se quiere encajar en una trayectoria política. Las preguntas aparecen porque, además, las circunstancias y el entorno que rodea a la interesada generan dudas.

Y digo yo: ¿Se marcha para no quemarse porque realmente quiere prepararse para un regreso fuerte en su pretensión de liderar un PSOE convulso o lo hace porque se siente ninguneada? ¿Es cobarde por no dar la cara en un momento que se necesita fuerza en su partido o es una estrategia inteligente de política despiadada? ¿Ha podido tener algo que ver sus desencuentros con la dirección del PSC tras negarse a votar una iniciativa nacionalista? ¿Y con la dirección del partido desde que perdiera la carrera con Rubalcaba por la secretaría general? ¿O se quita de en medio sin más?

Me alegro por ella y espero que sea feliz con la decisión. Siempre que alguien me comenta que cambia de trabajo pienso que en un tiempo de crisis en el que lo fácil es que la decisión de cambiar tu puesto por el paro dependa de un jefe insensible, bueno es que cualquier elemento de cambio en la vida esté en la mano de uno mismo para decidir sobre su futuro.

En cualquier caso, no sé cómo ha calculado Chacón que será recibida cuando termine su experiencia estadounidense. Imagino que espera regresar con ideas nuevas y aportar una fuerza renovadora, pero puede que suceda también que Enrique Madina y Patxi López se hayan ganado ya para entonces a la mayor parte de las bases del partido y se quede fuera de todo. Al menos, siempre le quedará tomarse una de las “famosas limonadas” con sus amigas Bibiana y Leire en un mall de Miami.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es