7 de diciembre de 2019, 11:26:08
Cultura

investigación de la universidad de Barcelona


Utilizados por primera vez rayos terahercios para identificar una obra de Goya


Investigadores de la Universidad de Barcelona han estudiado una obra atribuida a Francisco de Goya mediante imágenes obtenidas en el rango de los terahercios(THz), también conocidos como rayos T, una técnica no invasiva aplicada a esta obra de arte. El estudio, publicado en la revista Optics Express ha permitido identificar una firma en el margen inferior derecho que otras técnicas utilizadas hasta ahora no habían detectado.




La Universidad de Barcelona informa en su página web de que ha identificado una firma en el margen inferior derecho de una obra atribuida a Goya mediante imágenes obtenidas en el rango de los terahercios, también conocidos como rayos T.

En el trabajo, liderado por Javier Tejada, han participado los estudiantes de doctorado Cristina Seco, primera autora del estudio, Víctor López y Gianluca Arauz, en colaboración con Albert Redó, de la empresa Z-Omega (EUA).

El cuadro analizado, titulado El sacrificio de Vesta, de 1771, "es una obra documentada que pertenece a la colección privada del mecenas artístico Félix Palacios (Zaragoza) y fue pintada por Goya durante su estancia en Italia".

"La imagen THz se forma mediante la unión de imágenes de 1 mm cuadrado obtenidas de la reflexión de esta radiación. Las ondas THz llegan a diferentes capas de pintura y proporcionan una imagen tridimensional de la obra. Asimismo, la radiación THz se absorbe y refleja de manera diferente según el tipo de pigmento y material. Este hecho proporciona información espectroscópica adicional sobre los materiales utilizados en la obra", explica la Universidad de Barcelona.

Respecto a la supuesta firma, "imaginando que se realizó con un lápiz (básicamente carbón) y que la pintura se cubrió con una capa de barniz, oscurecida por el paso del tiempo, las imágenes de rayos X no podrían detectarla ya que se confundiría con el entorno de la pintura". En este caso, señala la universidad, "las ondas THz son más sensibles a la composición molecular y la reflectividad del carbón para esta longitud de onda también es diferente de la pintura que lo rodea".

El artículo se enmarca en un proyecto de colaboración entre la Fundación Bosch i Gimpera de la UB y la Fundación Goya en Aragón. El objetivo es evaluar el uso de nuevas técnicas de emisión de ondas electromagnéticas para ensayos no destructivos orientados al análisis de pigmentos utilizados en obras de arte.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es