17 de septiembre de 2021, 14:50:09
Opinión


El Príncipe y Ana Botella



Es verdad que el Príncipe de Asturias tuvo una intervención brillante y convincente en Buenos Aires en la presentación de la maldita candidatura de Madrid 2020. Habló con buen acento y buen discurso en su intervención: en inglés, en francés y, claro, en español.

Apareció sobrio, elegante, tranquilo, inteligente. Sorprendió a todo el mundo y se llevó una ovación más que merecida. Ha demostrado su preparación y su ingenio. Tenemos un sucesor a la Corona de altura. En todos los sentidos.

Ana Botella, en cambio, estuvo torpe. Se metió en un laberinto lingüístico sin necesidad. Pues si no domina el inglés, podría haber hablado en castellano, como hizo Rajoy, que también podría aprender inglés. Pero ésa es otra historia.

Pero machacar a la alcaldesa de Madrid como responsable del fracaso de la candidatura olímpica resulta injusto y hasta sangrante.

Madrid no ganó por la maldita crisis económica, porque el COI sólo quiere dinero y parafernalia. Y Japón tuvo la habilidad de centrar en ese aspecto su candidatura.

Los miembros del COI son una panda de aprovechados, de comilones, de cara duras que sólo quieren vivir a cuerpo de rey sin hacer nada. Y España no podía ofrecerles eso que ellos querían. Tenían que haberles puesto sobre la mesa las langostas que, a buen seguro, hubieran trajinado si Madrid hubiera sido elegida. Pero no sabían que para chulos y generosos, los españoles.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es