16 de octubre de 2019, 16:12:00
Deportes

¿casillas [i]versus[/i] valdés?


¿Ofende Del Bosque a Valdés al confiar la titularidad de la selección española a Casillas?


La relevancia del decisivo partido que España ganó en Finlandia de cara a la clasificación para Brasil 2014 quedó arrinconada en favor de la polémica desatada por la titularidad de Iker Casillas. Del Bosque alineó al meta madrileño, inédito con su club esta temporada, en lugar de Víctor Valdés, líder del Barça campeón de Liga. El Imparcial analiza los motivos que argumentan la discutida decisión del seleccionador nacional.




El balompié maneja dos perfiles paradigmáticos de entrenador desde mediados del siglo pasado. La división, elevada al mito con la dicotomía estilística Bilardo-Menotti, establece maneras contrapuestas de entender la gestión de un vestuario y conectadas con el estilo de juego a implementar o la relevancia que se entregue al resultado. Sobre este esquema se antepone la versión relacionada con la posesión de la pelota como arma a la óptica resultadista.

La primera escuela concibe el rol del técnico bajo un manejo relajado del equipo que contempla concesiones -tácticas, de diseño de la plantilla o relacionales- a los egos individuales en pos del buen funcionamiento colectivo y, al ensalzar el carácter romántico de la apuesta, rinde pleitesía a los ídolos; en la segunda, por el contrario, el preparador asume un papel protagonista al establecer un régimen de trabajo determinado por normas rígidas de funcionamiento, aplicando la solidaridad de esfuerzos y el sacrificio de los egos particulares e imponiendo la meritocracia -juega el que mejor entrene o mejor estado de forma atraviese-.

Valga esta nota teórica para aportar un esquema de análisis a la polvareda generada por la decisión de Vicente del Bosque de alinear a Iker Casillas como portero de la selección española, en detrimento de Víctor Valdés.


Resulta de dominio público de qué escuela se nutre el exitoso preparador salmantino. Sin embargo, la elección del meta madrileño -inédito esta temporada con su club y alejado de la titularidad desde enero del presente año- ha causado sorpresa a numerosos analistas, que han concebido la decisión del seleccionador como un agravio hacia el cinco veces ganador del Trofeo Zamora del balompié patrio y una concesión inexplicable hacia el capitán de la histórica España campeona de Europa y el Mundial. No en vano, durante el intervalo de recuperación de Iker tras su fractura, Valdés exhibió su clase bajo palos en París para salvaguardar las opciones nacionales en la fase de clasificación para Brasil 2014, asegurándose, para algunos, la titularidad para las próximas citas. La Copa Confederaciones confirmó la idea de Del Bosque: Casillas, sin disputar un minuto en el cierre de temporada madridista, fue el elegido. El arquero del Barça, al banquillo. Los méritos coyunturales -o prolongados en el tiempo, como es el caso de Víctor- no caben en la pizarra ante el peso de un mito.

Casillas no es igual que los demás por la cantidad de internacionalidades que tiene, por lo que hay que ser afectuosos y respetuosos con él”, señaló Del Bosque en la previa al encuentro ante Finlandia. Meses antes, cuando la suplencia merengue de Iker comenzaba a enfriar su relevancia mediática ante la notable actuación de Diego López, el seleccionador regresaba para defender al emblema: “Sabemos que es un mito del fútbol español y nadie ha logrado lo que ha conseguido él en su carrera por lo que tenemos la obligación de proteger a los jugadores que han dado tanto a la selección”. De este modo, con el discurso prudente habitual en don Vicente -solo alterado por el tono grave de las críticas referencias a Mourinho-, el entrenador ha ido reforzando la posición que le marca su filosofía: la alineación ha de rendir “respeto” a los ídolos, por encima del rendimiento o el estado de forma. De hecho, cabría más una discusión sobre el perfil de seleccionador que necesita esta España avocada a una transición generacional. La elección del meta no es sino uno de los argumentos que conforman el método con el que el técnico charro ha conquistado la gloria.

La coherencia en sus decisiones encuentra un refuerzo irrebatible en su última etapa al frente de la nave galáctica del Real Madrid. En aquel equipo revolucionario -en lo relativo a la amalgama de egos y el monto invertido-, comandado por Zidane, Figo, Ronaldo o Roberto Carlos, surgían varias figuras preponderantes en el vestuario a las que Del Bosque aplicó el “respeto” de la titularidad, aunque la competitividad del conjunto se viera sensiblemente mermada. El ejemplo esclarecedor cuenta con el protagonismo de Fernando Hierro. El malagueño, genial centrocampista reconvertido en central para destacar como uno de los mejores creadores de juego desde la zaga del planeta, gozó de más minutos de los que aconsejaba su estado físico.


Con 34 años, el descenso de los reflejos defensivos, la cintura y la velocidad en carrera y en el corte de Hierro habían provocado un bajón notable en su rendimiento. A pesar de mostrar con claridad la erosión que el inexorable paso del tiempo había causado en su despliegue en la competición doméstica, Del Bosque le mantuvo con discutida firmeza el “respeto” al “4” madridista en la Champions League. Para desgracia del legado que ha dejado el excelso central español en el club madrileño, aquella fe romántica del entrenador le costó uno de los peores partidos de su carrera. El borrón indeseado en el epílogo de su trayectoria en la casa blanca. El 14 de mayo de 2003, la Juventus de Turín eliminó al Real Madrid en las semifinales de la Copa de Europa atacando, sin descaro, la debilidad de Hierro. Del Piero le hizo un traje en el segundo gol y Nedved escapó sin dificultad de su marca en el tercero. El equipo cayó eliminado con un culpable destacado. El mito quedó en evidencia.

En antagónica concepción a la de Luis Aragonés, que cambió la historia de la selección española convirtiendo el combinado en un equipo de plantilla fija rompiendo la jerarquía de Raúl, Del Bosque mantiene con ortodoxa coherencia la receta de su escuela, ya sea en lo que a confección de alineaciones se refiere o en la preponderancia de los egos individuales. Sobre este último apartado cabe destacar el episodio generado, de manera involuntaria, por su mano derecha Toni Grande, en la Confederaciones. El segundo técnico declaró, sin contemplar el calado de tan maña filtración, que “Xavi nos dijo que le interesaba jugar más con un jugador que con otro”. El genial cerebro azulgrana, atónito, trató de zanjar la fortuita acusación con fuerza: “No se me ocurriría decirle al entrenador con quién tengo que jugar porque no lo he hecho ni lo haré en mi vida”.

El concepto de "respeto" y memoria que demanda Vicente del Bosque para con los pilares, casi icónicos, de la selección nacional se encuentra, en ocasiones, con la incomprensión del aficionado. La titularidad de Casillas en Finlandia representa el último ejemplo, que pone de relieve el enfrentamiento -teórico- entre esta manera de concebir la labor del entrenador y la que abanderan figuras como Luis Aragonés, Alex Ferguson o Jose Mourinho. Se avecina la transición que ha de afrontar el equipo nacional, tanto sobre el césped como en el banquillo, con el objetivo de mitigar la depresión tras este inolvidable ciclo glorioso. Llegará el momento en el que el debate sobre el perfil de seleccionador idóneo cope los focos. De momento, el ilustre líder del proyecto sigue fiel a su filosofía y no hay lugar para la sorpresa.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es