12 de diciembre de 2019, 5:53:25
Economía

Crónica económica


Los mercados ven ya una subida de los tipos


Las expectativas condicionan el comportamiento. Sin tenerlas en cuenta, no comprenderíamos algunas de las acciones que prevalecen en el mercado. Lo que éste está descontando es una subida de los tipos de interés a largo plazo.


Las expectativas condicionan el comportamiento. Sin tenerlas en cuenta, no comprenderíamos algunas de las acciones que prevalecen en el mercado. Lo que éste está descontando es una subida de los tipos de interés a largo plazo.

La revista trimestral del Banco de Pagos Internacionales, en su número de septiembre, hace un repaso (no podía ser de otro modo) de los acontecimientos financieros de los últimos meses. Y se fija en la reacción de los mercados a lo que adelantan que será un cambio en la política de tipos de los bancos centrales.

Por un lado, “la Reserva Federal, el BCE y el Banco de Inglaterra aseguraron a los mercados que la política monetaria continuaría siendo acomodaticia hasta que se afianzara la recuperación interna”. Pero por otro, “ante la persistente subida de las tasas de interés a largo plazo, los mercados precipitaron de hecho un endurecimiento de las condiciones financieras en todo el mundo”.

¿Cómo han llevado los mercados a los tipos de interés tan altos, en el largo plazo? Lo explica el propio informe: “El 3 de mayo, los participantes en los mercados comenzaron a incorporar en los precios el fin de la relajación cuantitativa, cuando los alentadores datos de empleo confirmaron las favorables perspectivas de la economía de Estados Unidos. Esto indujo ventas masivas en el mercado de deuda, situando los rendimientos de los valores del Tesoro estadounidense en una senda alcista y adelantando de hecho el endurecimiento monetario”. No fueron los únicos: “los rendimientos de la deuda soberana europea a largo plazo también comenzaron a ascender el 3 de mayo, mientras los correspondientes rendimientos japoneses iniciaban una gradual subida”.

¿Qué datos son los que han apuntado a la recuperación? “La recuperación estadounidense continuó a un ritmo moderado, aun cuando solo se preveía una lenta caída del desempleo.
Simultáneamente, las revisiones al alza del crecimiento neutralizaron cualquier temor residual a que el Reino Unido entrase por tercera vez en recesión. A su vez, la zona del euro salió de una contracción de seis trimestres, con Alemania y Francia impulsando el crecimiento del conjunto de la zona hasta un modesto (aunque positivo) 0,3 por ciento en el segundo trimestre, una tasa de crecimiento que se preveía disminuyera solo ligeramente en el tercer trimestre y persistiera durante el año siguiente. Además, los índices PMI manufactureros del segundo y tercer trimestres, que señalaban una expansión en la mayoría de las economías avanzadas, infundieron confianza a los participantes en los mercados”

Tras los tipos de interés a largo plazo, vinieron los mercados de deuda de alta rentabilidad y de renta variable “tras el 22 de mayo”, cuando Bernanke “afirmó que el Comité de Operaciones de Mercado Abierto de la Reserva Federal podría plantearse reducir el ritmo de compras de activos para garantizar que el tono de la política monetaria continuara siendo el adecuado conforme variasen las perspectivas del mercado de trabajo o de la inflación”.

Entonces, los presidentes de los Bancos Centrales “se pronunciaron sobre la orientación futura de sus políticas monetarias”. Incluso el BCE, “en un claro abandono de sus prácticas de comunicación anteriores”.

Todo para frenar lo que en los mercados no es ya un rumor, sino una realidad, a la espera de saber cuándo se constatará. En definitiva, más vale que las deudas que tengan empresas y particulares se reduzcan antes de que llegue lo esperado.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es