8 de diciembre de 2019, 5:09:48
Opinion


EL PRÍNCIPE, EL MINISTRO, EL RECTOR, EL CHANTAJE

Luis María ANSON


El rector de la Universidad de Zaragoza se ha equivocado de medio a medio. Ha cedido al chantaje y ha suspendido el tradicional acto de inicio de curso. No quería que los estudiantes zarandearan al Príncipe y al ministro de Educación, Cultura y Deporte. Caer de hinojos ante el chantaje es un inmenso error. Si no era posible, que tal vez si lo era, movilizar estudiantes moderados que dieran la réplica a los levantiscos, lo que procedía era celebrar el acto y aguantar el chaparrón.

La decisión del rector ha producido consternación en el Gobierno. La demostración de debilidad es un pésimo precedente. La ofensa al Príncipe de Asturias parece a muchos innecesaria. La sangre no hubiera llegado al río. “Las protestas -ha dicho un dirigente del PP-, siempre legítimas, no deben impedir que se desarrollen los acontecimientos”. El rector López, en fin, se ha acojonado y ha hecho un flaco servicio al Príncipe y al ministro Wert. Se ha permitido además criticar públicamente la política del ministro, como si deseara crear un clima estudiantil de opinión que le justificara suspender el acto.

Un lamentable asunto más a sumar en el debe de Mariano Rajoy. Se puede vaticinar, conforme a las enseñanzas arriólicas, que el presidente no reaccionará y permanecerá indiferente ante el atropello.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es