17 de septiembre de 2021, 16:16:47
Moda

madrileña de 16 años


Alexandra Serrano, una joven promesa del mundo de la moda


La madrileña Alexandra Serrano (Madrid, 1997) se ha alzado este viernes con el primer premio en la quinta edición del curso de pasarela profesional Tres Aguas Ciudad de la Moda, conviritiéndose en Miss Junior 2013.


Con 16 años recién cumplidos, Alexandra Serrano deja ver una cabeza bien amueblada. Estos días está participando en su tercer cuso de pasarela profesional en un centro comercial de la madrileña localidad de Alcorcón, en el que este año se proclamado vencedora, haciéndose con el título de Miss Junior 2013. Ya en la pasada edición de TresAguas Ciudad de la Moda, Alexandra se alzó con el segundo puesto. Aún así, ha tenido que pasar un año entero de instituto, deporte y la más rutinaria normalidad para que la joven vuelva a pisar una pasarela. “Hasta ahora, mi madre no me ha dejado hacer muchas cosas”, explica, y asevera: “En este mundo, es mejor no empezar hasta una cierta edad”.

“Siempre me ha gustado la moda”, cuenta Alexandra, a quien su pasión por las tendencias, los focos y el modelaje le viene de familia. “Mi madre, como su hermana gemela, se dedicaban a esto de jóvenes”, señala.


Alexandra ojea junto a su madre una revista de tendencias.


Este sábado se conocerán las ganadoras de la nueva edición del concurso de pasarela que, por primera vez, presenta las propuestas para la temporada Otoño-Invierno. El premio es un cheque por valor de 500 euros para gastar en moda y complementos, aunque para Alexandra, entusiasmada por ampliar su hasta ahora limitada experiencia a prendas de Primavera-Verano, el aprendizaje es lo mejor de cada año. “Es una semana en la que de verdad te enseñan”, asegura.


Con camisa rosa, shorts de topos azul marino y maxi anillo fucsia.


Tras siete días de “no parar”, el domingo volverá a centrarse en su filosofía del ‘poco a poco’ y ‘lo importante, primero’. Alexandra acaba de empezar Primero de Bachillerato y, aunque asegura que intentará repetir experiencias como la de este certamen o como la sesión de fotos para este diario, no quiere desvirtuar sus prioridades. “Cuando acabe el instituto haré Marketing y Comunicación en la universidad y, aunque aún queda mucho, me gustaría hacer un máster de Moda y Lujo, para poder dedicarme a este mundo también desde otras perspectivas”, explica la joven.

Y es que no sólo le gusta la pasarela, sino todo lo que rodea al sector de la moda. “Me gusta mucho ir de compras, mirar tendencias y aplicar lo que veo en otras personas a mi propia forma de vestir”, explica.


Saliendo de una de las boutiques de Prada, con mini vestido aguamarina, sandalias de tiras en azul marino y colgante dorado.


Fan del “estilo y la forma de ser” de la top-model Cara Delevigne, Alexandra asegura que, aunque se sea una amante del mundo de la moda, hay que tener otras aptitudes, cultivar “la inteligencia y ser buena persona”. Trilingüe en castellano, inglés y francés, la aspirante a modelo se esfuerza por demostrar que “esto no es sólo la superficie, que hay muchas otras cosas y que lo que haces detrás de la pasarela también cuenta”.

Sobre la polémica siempre acuciante en el sector de las medidas exigidas en la pasarela, a veces tachadas de extremas, Alexandra lo tiene claro: “Tengo amigas que han tenido problemas con esto y creo que no hay que obsesionarse”, sentencia. La madrileña se define, además, como “muy deportista”. “Practico deporte regularmente y no lo hago para perder peso, sino por afición”.


A la izquierda, practicando 'jogging' en el madrileño parque de El Retiro, con polo frambuesa, a juego con las zapatillas, y shots grises. A la derecha, en la Estación de Atocha, con camisa blanca, shorts vaqueros, borsalino de paja y shopping bag y sandalias planas en fucsia.


A la moda y al deporte se unen en el podio de sus aficiones los viajes. “Me encanta viajar. He visitado casi todos los lugares de España. Del extranjero, he viajado a Francia y a Inglaterra y ahora me gustaría empezar a ir a sitios fuera de Europa”, cuenta, y añade que planea estudiar algún año de la Universidad en Estados Unidos.


Cogiendo un taxi en la Estación de Atocha (Madrid).


Con formación, una actitud realista y responsable ante el futuro y su innato, quizá heredado, estilo sobre las pasarelas, Alexandra apunta a maneras. “La pasarela me gusta muchísimo, pero también me veo en el futuro, detrás de las cámaras, en alguna empresa de moda”, termina.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es