19 de septiembre de 2019, 7:01:31
Opinion


PARO: MAL DATO EN SEPTIEMBRE

Luis María ANSON


El maquillaje comparativo no enmascara los aspectos negativos del paro en septiembre. Es verdad que creció más en años anteriores. Pero se ha truncado la racha positiva de seis meses y se ha regresado a las cifras oscuras. Cuando se rozan los 5 millones de parados el dato positivo empezará al producirse una reducción mensual de 100.000 parados. Aún así tras dos años de disminución del paro en esa cifra todavía el desempleo se movería en los 3 millones. Es un himalaya que Rajoy no sabe cómo escalar.

Los optimistas señalan una inflexión en el desempleo, un cambio de signo. Los pesimistas aseguran que las cosas están tan mal que no se puede ir a peor. El realismo aconseja contemplar la situación con escepticismo y alguna esperanza.

El Gobierno presumía que septiembre subrayaría un nuevo descenso del desempleo. No ha sido así. De ilusos y voluntaristas está lleno el PP. Parece claro que solo estimulando a los creadores, a la pequeña y mediana empresa se despejarán los horizontes emborrascados del desempleo. Asusta un poco la suficiencia y el desdén de las autoridades económicas contemplándose el ombligo de los incipientes brotes verdes. Pero no caigamos en el desencanto. En el actual trimestre se saldrá de la recesión y se acentuará la recuperación de la confianza internacional. En todo caso no podemos seguir endeudándonos indefinidamente. Si el paro es la primera preocupación de los españoles, la deuda pública debería situarse a su costado.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es