5 de diciembre de 2019, 19:30:46
Deportes

españa 1-0 hungría


Un gol de Morata le da a una gris selección española su cuarta victoria


Un solitario y tempranero gol conseguido por el madridista Álvaro Morata le dio una victoria gris a la selección española sub-21 ante la de Hungría en un partido que fue prácticamente un monólogo de "La Rojita", pero con más control que buen juego.


Y ese 1-0 sitúa todavía más cerca al equipo nacional del próximo Campeonato de Europa de la categoría, pues lidera la fase de clasificación con cuatro victorias en otras tantas jornadas.

La selección tuvo el acierto de marcar en su primera ocasión del partido, después de que Morata rematase de cabeza a la red un buen centro de Sarabia ante la inoperancia del portero Jova, quien no acertó a despejar un balón que iba justo por el lugar en el que se encontraba.

El partido iba en una sola dirección y los de Julen Lopetegui dominaban a placer a un rival que apenas pasaba del centro del campo con el balón en su poder. Las ocasiones llegaron para Bernat, Muniain, Oliver Torres y el propio Morata, pero la falta de precisión hizo que se llegara al descanso con la mínima ventaja.

La tónica se mantuvo en la segunda parte y España, pese a no realizar un juego ni mucho menos brillante, mantenía a raya al equipo dirigido por Antal Róth, en el que Bacsa se encontraba muy solo en ataque.

Sin embargo, la falta de contundencia de los españoles animó a sus rivales, que avisaron con un disparo desviado de Vécsei y, sobre todo, con una acción de Adorján que obligó a Dani Carvajal a despejar en el área pequeña y el balón llegó a estrellarse en el poste izquierdo del marco de Pacheco. Fue el susto de la noche.

Esas dos jugadas seguidas a la contra llevaron la incertidumbre a las filas españolas y Lopetegui buscó la reacción en los suyos moviendo el banquillo. Tanto Bernat como Oliver Torres y Morata generaron peligro en el área húngara frente a un rival que, pese ir perdiendo, no daba el paso de ir a por el partido con decisión.

Los españoles, con un juego lento y muy horizontal, no sentenció y eso hizo que los últimos instantes fueran tensos y Adorján, desde fuera del área, remató muy por encima del larguero al borde del minuto 90 para alivio de una selección española discreta pero efectiva.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es