17 de noviembre de 2019, 13:51:39
Cultura

El Museo del Prado expone 29 obras del pintor sevillano y dos de sus sucesores


Velázquez y la familia de Felipe IV


Los 29 cuadros que conforman la exposición Velázquez y la familia de Felipe IV en el Museo del Prado ofrecen un repaso al retrato cortesano española a través de la maestría de quien está considerado uno de los pintores de mayor relevancia. Como si de un álbum de fotos se tratara, la muestra acerca al visitante la vida en palacio a través de los retratos del rey, su mujer Mariana de Austria y los hijos de ambos, entre ellos Margarita, la niña infanta protagonista de Las Meninas. Galería de fotos.


El Museo del Prado muestra en la exposición Velázquez y la familia de Felipe IV 29 obras a través de las que aborda el retrato cortesano español, cuya más alta cota de excelencia alcanzó gracias a la mano experta de Diego Velázquez y a sus seguidores, Juan Bautista Martínez de Mazo y Juan Carreño de Miranda.

Felipe IV, su mujer Mariana de Austria, su hija María Teresa, fruto de su matrimonio con Isabel de Borbón, y el resto de sus hijos, entre ellos Felipe Próspero, fallecido a edad temprana, y Margarita, la infanta protagonista de Las Meninas, fueron retratados repetidas veces en el marco de una estrategia diplomática propia de la época.

En una etapa crítica como la que aconteció entre 1650 y 1660 en España, en la que el crédito del país se vio debilitado y con él la autoridad del rey, las artes vivieron por el contrario su edad dorada, como también lo hizo Velázquez recién llegado de su segundo viaje a Italia; considerado de gran trascendencia para el curso de su trayectoria artística.

La familia de Felipe IV se caracterizó por su “fuerte endogamia”, según ha explicado Javier Portús, comisario de la exposición y jefe del departamento de pintura española hasta 1700 del Prado, en una conferencia celebrada este miércoles.

A su juicio, esta circunstancia hace posible encontrar “rasgos repetidos” en los representados, lo que ha provocado entre los historiadores que lleguen a confundirlos entre ellos.

La exposición, que está dividida en cinco secciones, trata de desvelar “cómo evolucionó el arte de Velázquez al mismo tiempo que aborda las soluciones que dieron sus sucesores al retrato real”.

En el primero de esos ámbitos, titulado De Roma a Madrid, la muestra reúne los retratos de los cardenales Camillo Massimo y Camillo Astalli, del oficial de la secretaría del Papa Ferdinando Brandani y del Papa Inocencio X.

Del retrato de Massimo, Portús destaca el color azul utilizado por Velázquez, una tonalidad “casi inédita en su trayectoria retratística”, mientras que del de Astalli explica que se trata de la primera vez que viaja a una exposición fuera de Nueva York, ya que forma parte de los fondos de la Hispanic Society.

Estas pinturas que creó en Italia conforman “un capítulo aparte en su carrera artística por el número de registros expresivos”, más evidentes que en los retratos cortesanos.

"La fuerza y el genio” que se percibe en el rostro de Inocencio X, traído de Londres y no de Roma, donde se encuentra la versión de tres cuartos considerada una obra maestra, contrasta con la impasibilidad del gesto de Felipe IV, cuyo retrato denota las “luces y sombras” de un rey aparentemente atormentado por la realidad del país.

Es en este retrato en el que Velázquez “logra transmitir la idea de majestad real”, según Portús, quien destaca del pintor su capacidad para “decir mucho con una gama cromática muy reducida”.

Los modelos femeninos e infantiles no formaron parte del repertorio del pintor hasta 1651, cuando comenzó a retratar a Mariana de Austria, María Teresa y Margarita. La riqueza de sus vestimentas y adornos permitieron a Velázquez experimentar con el elemento textil, lo que le permitió ampliar la gama de colores.

El retrato de primer plano de María Teresa es revelador por su variedad de texturas. “La superficie aporcelanada del rostro contrasta con el pelo crespo y la levedad con la que ha sido pintado el cuello”, explica Portús, quien destaca como fundamentales los adornos que luce en el cabello y que parecen transmitir la idea de la metamorfosis.

El Prado dedica a Margarita una única sala debido a que han sido reunidos los retratos que dan cuenta de su crecimiento desde los tres años hasta los 15, cuando contrajo matrimonio con su tío. Este recorrido permite al visitante observar el cambio físico de la princesa en paralelo a la evolución del propio pintor.

Entre los retratos procedentes de Viena figura uno de la niña con un vestido de gran semejanza con el que lleva en Las Meninas mientras que en otro de su hermano Felipe Próspero, fallecido a edad temprana, el perro que acompaña al niño centra gran parte de la atención del espectador. Según Portús, fuentes de la época señalan que Velázquez manifestó su querencia por el animal, de ahí que su mirada tenga una gran viveza.

Como colofón a la muestra han sido reunidas algunas de las pinturas creadas por Mazo y Carreño de Miranda, pintores de cámara y sucesores de Velázquez a su muerte, como demuestra la copia de Las Meninas incluida en el recorrido, aunque de menor dimensión. Según Portús, esta pintura ha de entenderse como copia porque “representa el estado final de la pintura y no el inicial”, a lo que añade que se da la circunstancia de que Las Meninas de Velázquez estaban colgadas en el despacho de Felipe IV, espacio restringido al que sólo habrían podido acceder los pintores de la corte.

Tanto Mazo como Carreño “hicieron una reflexión del último Velázquez” con guiños a sus cuadros. Así ocurre en La familia del pintor, de Mazo, o en el uso de los espejos, en el juego de dobles y triples espacios o en el recurso de la simbología del resto de obras a ellos debidas y que dan por concluida la exposición.

Información sobre la exposición:

Lugar: Museo del Prado.

Fechas: 8 de octubre al 9 de febrero.

Horario: de lunes a sábado de 10:00 a 20:00 horas / domingos y festivos de 10:00 a 19:00 horas.

Entrada: 14 euros (válida también para la colección permanente)
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es