22 de septiembre de 2019, 17:02:35
Opinion


DURAN ADVIERTE A RAJOY

Luis María ANSON


Duran Lleida puede ser el mediador eficaz entre el Gobierno de Rajoy y la Generalidad de Junqueras y su marioneta Arturo Mas. El líder popular no puede seguir creyendo que la política del Ejecutivo catalán es solo una finta para obtener más dinero, para beneficiarse en el intercambio de cromos.

No es así. Durán Lleida lo ha dicho con claridad: “Si Rajoy no actúa habrá declaración unilateral de la independencia”. Mariano Rajoy es un hombre de buen sentido, un político constructivo y capaz. No puede seguir dominado por su eminencia gris y aceptar como dogma la táctica tórpida de Pedro Arriola: no ver nada, no oír nada, no decir nada. José María Aznar le recordó hace unos días en San Sebastián el error de esa política. Duran Lleida se lo ha repetido hoy en el Congreso de los Diputados: “Cuanto más tiempo pase sin hacer nada más se encoge la solución”.

Tiene razón Duran Lleida al reclamar a Rajoy “una respuesta de Estado”. El presidente del Gobierno debe coger el toro por los pitones astifinos de la secesión y lidiar la situación con ambas manos. Tras ponerse de acuerdo con CiU en el asunto arisco de la financiación, Mariano Rajoy tendrá que concordar con el PSOE, y en la medida de lo posible con el resto de los partidos, la reforma constitucional. En primer lugar porque es la única fórmula de incorporar al sistema a las nuevas generaciones, divorciadas del espíritu de la Transición. En segundo lugar porque, conforme al artículo 168 de la Carta Magna, la reforma constitucional termina en un referéndum. Los catalanes dispondrán así del derecho a decidir, como debe ser, junto al resto de los españoles pues, tras 500 años de historia unida, cualquier cuestión que afecte a la unidad de España corresponde decidirla al conjunto de los ciudadanos, conforme al espíritu y la letra de la Constitución.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es