13 de diciembre de 2019, 2:37:07
Economía

El PIB debería crecer un 1% y está previsto que aumente sólo un 0,7%


La salida de la recesión no alegra las colas del INEM y en 2014 aún no se creará empleo


El crecimiento previsto para 2014 no servirá para crear empleo, de momento.


La relación entre la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) y el empleo es bastante clara para los economistas. Cuando el PIB decrece, se suele destruir empleo. Sin embargo, cuando avanza, puede crecer, pero debe tener empuje suficiente para que se produzca contratación.

Los economistas suelen establecer que se necesita un crecimiento robusto, al menos del 1% o el 1,5% para que se cree empleo, lo cual deja poco margen para el optimismo, ya que nadie espera que España crezca tanto en 2014. Las previsiones del propio Gobierno son que la economía crecerá un 0,7% en 2014, una tasa considerada insuficiente para la creación de empleo.

De hecho, en sus previsiones oficiales, el Gobierno considera que la tasa de paro se reducirá muy poco, hasta el 26,7% el año siguiente. El Banco de España predice una décima más de paro que el Gobierno, hasta el 26,8%.

Tras publicar el INE el dato de la Encuesta de Población Activa, el secretario de Estado de Economía, Fernándo Jiménez Latorre, ha argumentado que la reforma laboral permitirá crear empleo por encima del umbral de crecimiento del PIB del 1%, por encima del 0,7% que prevé el Gobierno para el conjunto del año 2014.

El propio dato de la EPA, muestra que los desocupados han disminuido en 72.800 personas, lo que supone arañar 28 centésimas la tasa de desempleo hasta los 25,98%, durante los tres meses en los que se creció ese 0,1% que marca el fin de la recesión.

Varias voces se han apresurado a resaltar que esta mejora del empleo es estacional. Por ejemplo, el grupo “Economistas frente a la crisis”, liderados por Jorge Fabra y críticos con la política del Gobierno, o la asociación de agencias privadas de empleo ASEMPLEO, que cree que los últimos datos de la EPA "no ofrecen garantía alguna de mejora más allá del factor estacional".

La falta de incidencia del todavía débil crecimiento del PIB en el principal desequilibrio español, el desempleo, quizá sea la razón por la que los responsables económicos del Gobierno no han sido demasiado entusiastas con la salida de la recesión. El dato que este miércoles hacía público el Banco de España es “un paso” hacia la salida de la crisis, en palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos. Parece que el Gobierno guarda de momento, las botellas de champán en la nevera.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es