12 de diciembre de 2019, 3:07:00
Sociedad

crónica religiosa


"El obispo debe servir, no dominar"


Creo que todos los prelados deben tomar muy buena nota de estas palabras que ha pronunciado el Papa tras la consagración de los dos primeros obispos en la Basílica de San Pedro. Son los dos primeros que consagra personalmente desde el inicio de su Pontificado y se trata de GiampieroGloder, uno de los responsables de los discursos papales y actual presidente de la Academia Eclesiástica, y de Jean-Marie Speich, Nuncio en Ghana. Una ceremonia en la que estuvieron presentes varios cardenales, entre ellos los ex secretarios de estado Bertone y Sodano. Un presencia significativa.


FRANCISCO, que como siempre no se anda por las ramas, explicó a los nuevos consagrados que “ ser obispo no debe ser considerado un honor, sino un servicio” y que “el pastor debe ser hombre de oración”, al mismo tiempo que les recordaba: “ no hagáis nunca esperar a un sacerdote. Respondedles enseguida. Estad cerca de ellos”.

Ahora, cuando faltan poco más de quince días para la Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, que elegirá al nuevo Secretario general, seguro que los obispos españoles han tomado buena nota de estas palabras del Papa, que esta semana también ha dado un ejemplo con la decisión de “mandar fuera de la diócesis alemana de Limburgo” al obispo Franz Peter Tebartzvan Elst, que se ha tenido ,según parece, “las manos muy abiertas” con los gastos realizados en su residencia, 31 millones, frente a los 5,5 previstos, según denunció la prensa local. Noticia que corrió como la pólvora por los pasillos vaticanos, y que ha hecho que algunos “cambien su sastre de lujo en Roma”.

Antes de tomar una decisión, el Papa quiso encontrar personalmente al presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el pasado 17 de octubre y después al obispo de Limburgo el pasado 21 de octubre. Tras estas reuniones, el Vaticano anunció que en esta situación el obispo alemán “no puede ejercer su ministerio episcopal”. Federico Lombardi, portavoz vaticano, anunció que “la Santa Sede cree oportuno autorizar al obispo Franz Peter Tebartz van Elst, a transcurrir un período de permanencia fuera de la diócesis”. Una sutil forma de decir que el obispo se tiene que ir de la diócesis, aunque el Papa, aún no ha decidido pedirle al obispo su renuncia, sino que por ahora le ha solicitado un periodo de ausencia para esclarecer el asunto .O lo que es lo mismo, que presente su renuncia.

Por cierto, me han dicho al oído, que ya algunos obispos han cambiado sus coches por otros más utilitarios. Que cosas.

Rafael Ortega
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es