28 de septiembre de 2021, 22:43:03
Opinión


Rodeados de basura



En España, no parece haber nadie capaz de frenar la beligerancia de los sindicatos. A pesar de sus vergonzosas y fraudulentas operaciones de saqueo a las arcas públicas, todavía sacan pecho y hablan de democracia y solidaridad. Son, hoy por hoy, la mayor lacra de nuestro país. Pero ellos tan contentos, trincan, pero presumen de vanguardistas, de defensores de los trabajadores, de antifascistas. ¿Pero dónde están los fascistas? En CCOO y UGT, comiendo y bebiendo como cosacos gratis total y atemorizando y amenazando a los trabajadores.

La situación de Madrid es insostenible. Y nadie es capaz de poner a los sindicatos en su sitio. Los piquetes campan a sus anchas y la Policía, por si acaso, no se atreve ni a actuar. Pero la situación es dramática. Empiezan a aparecer ratas, cucarachas y todo tipo de animales infecciosos entre la basura que pueden afectar a la salud de los madrileños.

Hay una solución, pero que, desde luego la derecha, por miedo a ser tachada de fascista, no se atreve a acometer. Y es tan sencilla como sacar a unas docenas de brigadas del Ejército a barrer las calles, a regarlas con chorros a presión de agua y parar los pies a los agresivos piquetes. Seguro que se arrugan y salen huyendo como cobardes.

Mientras, el Gobierno se lo piensa con calma, el Ayuntamiento no tiene bemoles, pero los madrileños se encuentran rodeados, apestados y colapsados por toneladas de basura.

Somos el hazmerreir del mundo. En todos los periódicos internacionales se califica a Madrid como la ciudad de la basura. Un buen eslogan para el turismo. Pero nadie mueve un dedo. Hay que dar un paso adelante, ser valientes y dejar la capital de España como una patena. Con el Ejército, con la Policía o con ambos. Pero los piquetes sindicales no pueden apestar Madrid con sus absurdas y repugnantes acciones. Hay que actuar. Ya.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es