19 de agosto de 2019, 19:26:57
Nacional

AÚN NO TIENE VERSIÓN SOBRE LAS CUCHILLAS EN LA VERJA DE MELILLA


El Gobierno sigue adelante: sí a la ley de servicios mínimos y sí a la de seguridad ciudadana


El Gobierno se reafirma: es necesaria una ley de servicios mínimos. Soraya Sáenz de Santamaría argumenta que los límites de los derechos, en este caso el de huelga, están “donde empiezan los de los demás”. La vicepresidenta ha defendido también la futura y polémica norma de seguridad ciudadana y sigue sin pronunciarse sobre las cuchillas en la verja de Melilla, que este jueves el presidente dijo no saber si “pueden producir efectos sobre las personas”.


“Todos los derechos tienen unos límites: donde empiezan los derechos de los demás”. Largo se ha hablado tras el Consejo de Ministros de la ley de servicios mínimos a la que aludió este jueves Mariano Rajoy en Radio Nacional. Con esa cita, Soraya Sáenz de Santamaría justificaba la necesidad de “estudiar el anverso” de las huelgas y manifestaciones, que son, ha aclarado, los ciudadanos. Según la vicepresidenta, la Constitución define bien hasta dónde estas pueden celebrarse sin perjudicar a terceros. Ha pedido “prudencia” al resto de grupos parlamentarios, muy críticos en las últimas horas, y que esperen a comprobar el camino de la regulación, que se negociará con los distintos agentes sociales.

De la mano de esta hipotética norma futura, la de seguridad ciudadana, destapada también esta semana y que en principio se abordaría en el Consejo de este viernes. No ha sido así. Sáenz de Santamaría ha puesto énfasis en la defensa de esta iniciativa y ha señalado que el nuevo Código Penal “lo que hace es despenalizar conductas que ahora serán sanciones administrativas con cuantías que no varían de las de la ley primigenia”. Ha insistido en la idea: de responsabilidades penales a infracciones y sin aumentar las multas. El objetivo no es otro, ha continuado, que “proteger a los ciudadanos en su convivencia diaria”.

En tercer lugar, delicada cuestión, el Gobierno sigue sin ofrecer una versión acerca de las cuchillas en la verja de Melilla. El presidente dijo desconocer este jueves si cortaban, en una frase que buena mofa y reprimendas le ha costado. Su número dos se limita a relatar que Interior les “acaba” de trasladar un informe completo sobre las implicaciones de estos elementos que, ha querido subrayar, también se encuentran en los perímetros de centrales nucleares o cárceles. A la pregunta de si considera que esta sangrante amenaza frena la inmigración, la respuesta ha sido que el mejor elemento con el que cuenta España es con acuerdos con países de procedencia de estas personas o de tránsito en su ruta hacia Europa.

Por último, en el transcurso de la rueda de prensa ha saltado la noticia de que Pablo Ruz, instructor del caso Bárcenas, ha confirmado la existencia de una contabilidad ‘B’ en el Partido Popular “continua en el tiempo”. Tiempo no ha dedicado precisamente la portavoz a dar su impresión, que ha despachado la patata caliente aludiendo al punto referido a las cuentas de los partidos en la inminente Ley de Transparencia y en el respeto a las determinaciones judiciales.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es