25 de enero de 2020, 1:07:13
Mundo

el ataúd ha sido trasladado de nuevo al Hospital Militar de Pretoria


Concluye el primer día de capilla ardiente de Nelson Mandela


El féretro con los restos mortales del expresidente y premio Nobel de la Paz Nelson Mandela ya está en el complejo gubernamental Union Buildings, tras ser trasladado en un furgón por las calles de Pretoria, ante la atenta mirada de miles de sudafricanos que quieren dar su último adiós a 'Madiba'.




El cuerpo de Nelson Mandela fue este miércoles trasladado de nuevo al Hospital Militar de Pretoria tras haber permanecido durante la jornada en la capilla ardiente instalada en la sede del Gobierno sudafricano, en la capital del país.

El ataúd abandonó el recinto de los Union Buildings, como se conoce la sede gubernamental, a las 18.05 hora local (16.05 GMT), tras permanecer allí durante unas nueve horas, seis de ellas abierto al público. Una vez cerrado el recinto, dio comienzo un desfile con una marcha militar frente al edificio gubernamental.

Finalmente, el ataúd fue introducido en el furgón encargado de llevarle al Hospital Militar, donde volverá a pasar esta noche custodiado por una guardia policial motorizada.

Otra marcha militar despidió a la caravana, segundos antes de que comenzara a llover con intensidad sobre la explanada del recinto gubernamental, donde, a diferencia de ayer martes, el sol ha lucido con fuerza durante todo el día. Mañana jueves y el viernes los restos mortales de Mandela volverán al edificio del Gobierno sudafricano, que podrá ser visitado durante todo el día hasta que, por la tarde, sean devueltos al hospital militar de Pretoria.

Decenas de autobuses han trasladado a ciudadanos desde el centro de Pretoria hasta el velatorio, que, según los organizadores, habrán podido visitar unas 2.000 personas cada hora. Para entrar no era necesario identificarse, aunque se exigía que no se utilizaran cámaras de foto ni vídeo y que se apagaran los teléfonos móviles.

Momentos antes de entrar, una joven de Ciudad del Cabo explicó a Efe que quería despedirse de Madiba, como se conoce cariñosamente a Mandela en Sudáfrica, y evocaba su primer recuerdo sobre él. "Tenía cuatro años cuando Mandela ganó las elecciones, ha sido un hombre importante en mi vida", contó la joven.

"Es muy triste ver yaciendo a nuestro héroe, especialmente cuando sabemos que no habrá nadie como él", dijo a Efe Fotunate Baloyi, cuando regresaba a casa del velatorio. "Ha sido muy emocionante. El ataúd está destapado para que se le vea la cara y parte del cuerpo, y lleva una de las inconfundibles camisas que solía vestir", relató a Efe Tyrone Morris, un sudafricano que ya ha tenido la oportunidad de despedirse de su héroe.

Una hora antes de la llegada de los ciudadanos, el patio de los Unions Buildings se convirtió en un desfile de jefes de Estado, mandatarios y personalidades.

El ataúd fue emplazado en un patio bajo un arco instalado en el anfiteatro de la sede gubernamental, en el exterior, custodiado por cuatro militares uniformados de blanco y por tres coronas gigantescas de rosas de ese mismo color.

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, acompañado de Graça Machel, viuda de Mandela, y de la que fue su segunda esposa, Winnie, precedieron al desfile de autoridades a las 11:00 hora local (09:00 GMT).
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es