26 de mayo de 2020, 19:04:32
Sociedad

excepto UPyD, Foro Asturias y UPN, todos han pactado derogarla


El enfrentamiento entre la oposición y Wert por la LOMCE y los recortes marcan la agenda escolar de 2013


Los constantes enfrentamientos de la oposición con el ministro José Ignacio Wert por la aprobación de la séptima reforma de la enseñanza, primera del PP, y por los recortes llevados a cabo en Educación (a veces confundiendo una cosa con la otra) han marcado este 2013.


El año 2013 pasará a la historia de la educación española por la aprobación de una nueva reforma de la enseñanza, la séptima -primera del PP- de la Democracia, y por la polvareda que las políticas y declaraciones del ministro José Ignacio Wert han levantado entre oposición y comunidad escolar.

Aunque conocida popularmente como "ley Wert", el ministro ha rechazado repetidamente tal denominación con el argumento de que es el resultado colectivo del trabajo del equipo ministerial y de las aportaciones de los agentes educativos y parlamentarios.

Gracias a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) se combatirán, según el ministro, las altas tasas de abandono escolar prematuro, se mejorarán los resultados académicos y las posibilidades de empleo de los jóvenes y se dispondrá de un sistema educativo "a la altura que el país merece".

Precisamente los datos de la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), conocidos este mes, concluyen que los alumnos españoles de 15 años se mantienen por debajo de las medias de la OCDE en Matemáticas, Lectura y Ciencias. Organizaciones de la escuela pública han atribuido el estancamiento a los "recortes" en educación del PP, pero Wert lo ha desvinculado y ha defendido que la Lomce recoge las recomendaciones de la OCDE para que la media de rendimiento de los alumnos salga de la mediocridad.

LOMCE
La reforma, que empezará a implantarse en el curso 2014-2015 (en Primaria y en la nueva FP básica), tiene como principales novedades evaluaciones homogéneas externas al final de etapa, itinerarios en la ESO, eliminación de Educación para la Ciudadanía, refuerzo jurídico de los centros concertados que separan por sexo, Religión como asignatura puntuable para, por ejemplo, solicitar becas, o el castellano como la lengua vehicular de la enseñanza en toda España.

También han sido éstas las dianas de las críticas de partidos de izquierda y nacionalistas, autonomías, sindicatos, estudiantes y padres. De hecho, la reforma ha salido adelante con la mayoría absoluta del PP y el rechazo en bloque de toda la oposición (el único diputado de UPN se abstuvo), aunque Educación considera que tiene un apoyo "muy mayoritario".

Algunas comunidades ya han anunciado que acudirán al Tribunal Constitucional, como Cataluña, muy molesta con el tratamiento que reciben las lenguas autonómicas, en particular el catalán. En julio pasado, cuando aún era un proyecto legislativo, todos los partidos de la oposición -excepto UPyD, Foro Asturias y UPN- pactaron derogarla en cuanto cambie el partido que sustenta al Gobierno.

Wert también se ha enfrentado a peticiones reiteradas de dimisión y cese, pero siempre ha contado con el respaldo público de Mariano Rajoy, y se ha salvado de una petición de reprobación en el Congreso gracias a la mayoría absoluta del PP, igual que ocurrió en 2012.

El portavoz socialista de Educación en el Congreso, Mario Bedera, le ha pedido "responsabilidades políticas" por el conjunto de una gestión "errática y nefasta", que ha "incendiado" la educación. Sin embargo, el ministro ha reiterado que no piensa dimitir. "Yo sólo tiro la toalla al salir de la ducha", ha dicho gráficamente.

La contestación de una gran parte de la comunidad escolar se ha expresado este año que acaba en tres huelgas educativas -febrero, mayo y octubre- y cientos de manifestaciones y concentraciones. La movilización sostenida en la calle por la "marea verde" también ha servido para expresar descontento con "recortes" de presupuestos y profesorado.

Las becas
Por otra parte, 2013 será recordado por las rectificaciones ministeriales relacionadas con las becas. En junio, tras las quejas de estudiantes y rectores, Wert aceptó rebajar de 6,5 a 5,5 la nota mínima para optar inicialmente a las becas de exención de tasas de matrícula este curso.

Y en noviembre la controversia se produjo al decretarse que los complementos estatales para alumnos del programa Erasmus se condicionaban a haber sido antes beneficiario de una beca general, algo con lo que no contaban los que estudiaban desde septiembre fuera de España.

El ministro se vio obligado a anunciar que finalmente todos los becarios de Erasmus recibirán este curso el complemento, para lo que se pretende que el Senado esta semana apruebe una enmienda por valor de 19 millones de euros en los Presupuestos del Estado de 2014.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es