17 de octubre de 2019, 22:37:24
Opinion


LA IMPUTACIÓN DE LA INFANTA

Luis María ANSON


El juez Castro no puede dejar de imputar a Doña Cristina porque sea Infanta. Pero tampoco puede imputar a la hija del Rey porque es Infanta. El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha redactado un escrito ejemplar dirigido al Juzgado de Instrucción número 3 de Palma. “Es un principio básico del Derecho penal que no se puede imputar a nadie por lo que es, sino por lo que ha hecho”, ha dicho.

Son muchos en el mundo de la Judicatura, cada vez más, los que rechazan las actuaciones parciales de Castro y le acusan de querer lucirse. Da la sensación de que el juez solo busca celebridad para, cuando dentro de unos meses abandone la judicatura, convertirse en un abogado con bufete altamente remunerado.

La condición de Infanta no debe significar para Doña Cristina ni que la imputen por serlo ni que no la imputen por su condición. Horrach ha estado magnífico y ha colocado al juez ante sus propias contradicciones. Difícil saber lo que hará un magistrado más preocupado por brillar como una estrella que por actuar conforme a las pruebas.

Obsesionado hasta por el color de los globos en las fiestas infantiles de la Infanta, la impresión es que, al margen de un ejercicio equilibrado de la Justicia, el juez está dispuesto a perseguir a Doña Cristina hasta el despropósito. Su problema es que la Audiencia, formada por jueces independientes y serios, le ha revolcado en una ocasión. Y que puede hacerlo en otra si imputa a la Infanta sin pruebas fehacientes.

Son muchos los juristas, empezando por el abogado de Torres, que afirman que no existen pruebas para imputar a la Infanta, una mujer, por otra parte, de vida ejemplar: seria, trabajadora, atenta al bienestar de sus hijos y cumplidora siempre de sus obligaciones como hija del Rey. Es lamentable que un juez, sin otras razones, según muchos de sus compañeros, que su aspiración a convertirse en una estrella de la judicatura, continúe prorrogando un asunto especialmente delicado sin otra razón que permanecer en el candelero de los medios de comunicación.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es