15 de septiembre de 2019, 7:50:44
Nacional

"Yo siempre me siento respaldada por el partido"


Botella: "Me da risa el estereotipo que se ha creado de mí"


La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, asegura que "siempre" se ha sentido respaldada por el partido, tanto por la dirección nacional como por la regional, y confiesa que no le incomoda "en absoluto" que se hable de otros candidatos a la Alcaldía para las próximas elecciones.


En una entrevista con Efe, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, afirma que ser candidata en las municipales de 2015 no está ahora mismo entre sus "prioridades" y que "en momentos tan difíciles hay que tratar de centrarse en lo que se está, apoyarse cada uno en las instituciones que está gobernando, porque eso al final es bueno".

"Yo siempre me siento respaldada por el partido", "sin duda" también por el PP de Madrid que preside Esperanza Aguirre, subraya Botella, quien valora además el "cariño" que ha recibido "de la gente durante tanto tiempo" y confiesa que eso es algo por lo que estará "siempre agradecida". A su juicio, no es el momento de hablar de candidatos porque aún queda "muchísimo trabajo por delante", "todavía hace falta un tiempo" y esa "no es la preocupación de la gente", además de que en momentos tan difíciles como éste "hay que centrarse en lo que se está".

La alcaldesa insiste en que el tiempo que resta debe aprovecharse para "recuperar la confianza de los madrileños" y "luchar contra la desafección general" que existe en la sociedad, "no solamente respecto a los políticos" sino frente a "todo aquel que tiene alguna responsabilidad en un momento en que el problema más grave que tenemos es el desempleo".

Respecto a las críticas que ha recibido durante sus dos años como regidora por no haber sido elegida como candidata a la Alcaldía, recuerda que a ella la votaron como segunda en la lista que encabezó Alberto Ruiz-Gallardón y que en ese mismo caso está la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y otros muchos alcaldes. En Madrid, recuerda, la oposición "se pasó la campaña diciendo 'va a venir Ana Botella" tras Ruiz-Gallardón y "no tuvo mucho éxito" porque aún así el Partido Popular ganó las elecciones.

La alcaldesa de Madrid es consciente de que la imagen que la sociedad tiene de ella es diferente de la que tienen aquellos que más la conocen y asegura que de su persona "se ha creado muchas veces un estereotipo" que le da "risa".

Ana Botella se define como una persona que procura vivir cada momento de la vida "con intensidad" y que de cada época de su vida se le olvida "todo lo malo" y se queda con lo mejor, algo que considera una "muy buena" cualidad habitual en el ser humano. Cuando se le pregunta de qué se siente más satisfecha contesta que "en la vida se aprende constantemente" y que "cada día se trata de hacer mejor" las cosas y, sobre sus errores, al margen de admitir que los ha habido, dice que no tiene nada "muy grave" de lo que arrepentirse.

A pesar de haber conocido a tantas personas durante su larga carrera política -es afiliada al PP desde un año antes que su marido, el expresidente del Gobierno José María Aznar- dice que se tomaría una relajante taza de café en la plaza Mayor "con muchas, muchísimas personas anónimas".

Botella recuerda que estar casada con el presidente del Gobierno "sin duda fue un privilegio" porque ella creía en la tarea que hacía y porque le permitió ser testigo de "muchos momentos de la historia reciente", "aprender mucho" y "conocer cosas de la sociedad española" que de otra manera no hubiera conocido.

De esas personas que ha conocido recuerda especialmente una por su carisma, Juan Pablo II, "la persona más carismática" que ha encontrado.

Para ella, ser alcaldesa de Madrid, una ciudad, la suya, a la que dice querer, es un "privilegio" y haber sido concejala los ocho años anteriores también.

Los primeros cuatro años como responsable de Asuntos Sociales del equipo de Alberto Ruiz-Gallardón, dice, fueron "estupendos" y en ellos pudo "poner en práctica cosas que había aprendido en otros momentos". Además, afirma, tuvo "la suerte" de que cuando llegó al Ayuntamiento tenía 50 años, después de haber dejado una vida profesional y durante años haberla supeditado a otras cosas y "teniendo la tranquilidad y el sosiego de no tener unos niños pequeños".

No cree que la opinión pública le exija más por ser mujer y piensa que "afortunadamente eso cada vez quizás sea menos noticia".

Aunque cree que dentro de la administración y en la política "es donde hay una mayor paridad", considera también que "todavía falta mucho por hacer" y advierte de que aún "hay gente que se le nota que es muy machista". "Hay muchos hombres, incluso algunos que se proclaman ellos progresistas, que les sale una vena a veces muy machista y te dicen cosas que nunca se las dirían a un hombre, pero a mí eso no deja de producirme una cierta sonrisa", reflexiona.

Como ejemplo pone que "nunca se habla de cómo va vestido fulano o mengano. Nunca he visto que se hable de no sé quien porque va vestido con una zamarra de piel".

Para 2014 Ana Botella espera "fundamentalmente trabajo para todos aquellos que no lo tienen y dentro de ellos para los que más lo necesitan, quizás para los jóvenes".

"No tener trabajo siempre es un problema pero probablemente los que tenemos la suerte de tener trabajo no nos damos cuenta de lo que supone no tenerlo", dice la alcaldesa.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es