20 de octubre de 2019, 18:17:26
Opinion


Mas no emite el discurso del Rey, pero se pica



La televisión púbica catalana TV3, que dirigen a pachas Artur Mas y Junqueras, se inventó una huelga de un par de horas para no emitir el discurso del Rey.

Sin embargo, el presidente de la Generalitat debió de escucharlo con atención, pues ha aprovechado la ofrenda floral en la tumba del ex presidente catalán, Francesc Macià, para contestar a la petición de respeto a las "reglas de convivencia” que el Rey pidió en su mensaje.
Lo que ha dicho el ínclito Mas no tiene desperdicio: "Lo que pasa es que Cataluña, el pueblo catalán, y también el catalanismo, como expresión política mayoritaria de ese pueblo, al lado de la convivencia, también ha apostado por su libertad, por sus instituciones que gobiernan el pueblo de Cataluña, que es la Generalitat".

Por ello ha pedido que se escuche "con atención y respeto" la voz mayoritaria de los catalanes que reclaman poder decidir sobre su futuro, en referencia a la consulta sobre la autodeterminación que su Gobierno pretende convocar a finales de 2014.

La matraca de todos los días. Es más que probable que ni él se crea que va a llegar hasta el final con la maldita consulta. Sabe que puede ser inhabilitado, que el Congreso lo tumbaría y que el Tribunal Constitucional lo derogaría, que Cataluña quedaría al margen de la UE, del euro y arruinada. Y sabe también que es más que probable que el resultado de tal encuesta no le sea favorable.
La última encuesta al respecto, publicada por “La Vanguardia” daba una ventaja escasa, pero ventaja, a los catalanes que se oponen a la secesión.
Si después de toda la parafernalia, de los millones gastados, de los funcionarios empleados en elaborar la consulta, el resultado es negativo, Mas y Junqueras deberían de exiliarse, como cerca, en Marte.

Pero Artur Mas no ha podido evitar hinchar el pecho y contestar al Rey que Cataluña respeta la convivencia. Pero exige que esa convivencia consiste en aceptar la libertad de los catalanes para que refrenden la secesión. Pues eso, que se pica a la primera de turno. Pero el Rey, aunque no citó a Cataluña, lo dejó bien claro: hay que respetar la Constitución. Y en la Carta Magna no caben jueguecitos secesionistas. Otro sapo que se tragan Mas y Junqueras. Juntos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es