22 de septiembre de 2021, 12:38:04
Opinión


Riesgo de enfrentamiento civil en Irak



A tres meses de una cita electoral crucial, Irak vuelve a ser escenario de violentos choques entre milicias vinculadas a Al Qaeda por un lado y el ejército junto a las tribus locales por otro. Subyace, además, el eterno conflicto entre suníes, encarnados por la rama de Al Qaeda denominada Ejército Islámico de Irak -ISIS- y la administración chií del presidente al Maliki. Sea como fuere, el terrorismo golpea nuevamente al país, con la diferencia de que ahora son ellos mismos quienes deben resolver sus propios problemas, toda vez que la presencia militar exterior es residual y sin ánimo alguno de intervención.

Hay quien dice que todos estos episodios no son sino demostraciones de fuerza por parte de ambas comunidades, la chií y la suní, con vistas a las próximas elecciones. Sin embargo, el día a día demuestra que Irak dista mucho de tener estabilidad. Faluya y Ramadi, dos de los principales enclaves del país -Faluya, además, es una de las ciudades santas de los chiíes- están actualmente controladas por milicianos del ISIS. Irak linda al oeste con Siria y al este con Irán, lo que da idea del riesgo que implicaría un nuevo foco de tensión en la zona. Conviene, pues, no perder de vista los acontecimientos en un país que parece anclado en la incertidumbre constante.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es