8 de diciembre de 2019, 18:28:50
Opinion


Gamonal: rebelión en Burgos



La crisis abierta en el barrio burgalés de Gamonal va camino de convertirse en una suerte de revuelta vecinal, que no cívica. El origen del conflicto está en la pretensión municipal de construir un parking privado, eliminando así plazas de aparcamiento en la vía pública y dificultando el acceso a las tiendas aledañas. Vecinos y comerciantes se oponen mayoritariamente a un proyecto que consideran innecesario y poco útil, aparte de caro. Añaden, además, que la deuda del Ayuntamiento de Burgos es lo suficientemente abultada como para emplear los pocos recursos económicos de que dispone el consistorio en un proyecto de tintes especulativos.

Con estos argumentos en la mano, vecinos y comerciantes de Gamonal tienen una razón para protestar. La pierden, en cambio, desde el mismo momento en que se enfrentan a pedradas con los antidisturbios y la emprenden a golpes con sucursales bancarias y el mobiliario urbano. No se trata de algo generalizado, ya que los incidentes están protagonizados por unos pocos; burgaleses, para más señas. Conviene resaltarlo porque la Delegación del Gobierno intentó desviar la atención con el argumento de los grupos antisistema foráneos; argumento desmontado por la propia Policía al hacer público que, salvo uno o dos, todos los detenidos son vecinos de Burgos.

Es, en todo caso, una situación que debiera reconducirse desde esferas públicas. La Policía, preservando el orden público como hasta ahora y evitando desmanes. Y el consistorio, por su parte, escuchando la voz de unos vecinos cuyas motivaciones pudieran estar bien fundadas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es