15 de diciembre de 2019, 2:25:59
Opinion


Carmen Chacón y la resaca de las primarias del PSOE




No hace mucho, Carmen Chacón se postuló para “tripular un PSOE claro y contundente contra el separatismo”. Viniendo de quien vino, el mensaje es tan poco creíble como oportunista. A quienes quieren ver a Carmen Chacón como una esperanza, conviene recordarles su ejecutoria. En especial, durante sus años de militancia de base en el PSC, donde no se distinguía precisamente por su españolidad. Chacón, derrotada por Rubalcaba, pretende emerger ahora en plena tempestad y erigirse como salvadora de no se sabe muy bien qué. No abandonó el PSC, pero tampoco votó en contra del “derecho a decidir” propugnado por nacionalistas y socialistas catalanes en su momento.

La crisis abierta entre PSOE y PSC parece tener pocos visos de solución. Históricos socialistas como Alfonso Guerra o barones como el extremeño Fernández Vara han pedido en más de una ocasión empezar de cero desde Cataluña con las siglas de siempre -PSOE- pero con nuevas personas que sepan dónde están. Sería lo más sensato. La plana mayor del PSC está hoy más cerca de los postulados de Esquerra o CIU que de Ferraz. Su apoyo sin fisuras al órdago secesionista, con ruptura de disciplina de partido incluida, revela hasta qué punto es grave el problema que Rubalcaba tiene en Cataluña. En cuanto a Carmen Chacón, su único proyecto es ella misma. Ocurre que ni en el PSC tiene apoyos ni en el PSOE parece la persona más adecuada para tomar el testigo de Rubalcaba, por más que ella y los suyos pergeñen entre bambalinas. Y es que la crisis generada por el PSC ha sacado a la luz otro de los problemas del socialismo español, cual es la falta de nuevas caras que den un paso al frente e intenten poner coto a tanto disparate.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es