12 de noviembre de 2019, 12:13:30
Cultura

Crítica de arte


[i]Génesis. Sebastiao Salgado[/i]


Los ochos años de reportaje fotográfico que ha llevado a Sebastiao Salgado a retratar parajes como las islas Galápagos, la Antártida, Madagascar, Congo, Alaska, Siberia o el Amazonas, han sido resumidos en una exposición en CaixaForum Madrid, donde es posible contemplar 245 instantáneas en blanco y negro que documentan la virginidad de una naturaleza exenta de la huella de la modernidad.


La búsqueda del primitivismo llevó a Paul Gauguin a finales del siglo XIX a Tahití, donde trató de alejarse del progreso en busca de la virginidad de paisajes y gentes. Algo parecido ha hecho el fotógrafo Sebastiao Salgado en un periplo por el mundo durante ocho años que le ha llevado a las islas Galápagos, la Antártida, Madagascar, Botsuana, Congo, Ruanda, Uganda, Alaska, Colorado, Siberia y el Amazonas.

Una exposición organizada por CaixaForum Madrid reúne 245 instantáneas de Salgado a través de las que pone en evidencia la pureza de la naturaleza sirviéndose del blanco y negro y de vistas aéreas para lograr un resultado efectista.



Al igual que Gauguin, Salgado huye de toda referencia a la modernidad para únicamente centrar la atención de su objetivo en paisajes en los que es posible distinguir gran variedad de texturas, formas y claroscuros que remiten sin duda a la pintura, siendo ésta una disciplina de la Historia del Arte íntimamente ligada a la observación de la naturaleza.

No extraña encontrar referencias a la arquitectura en los perfiles entrecortados de los icebergs que fotografía Salgado en la Antártida como tampoco al paisaje romántico en aquellas en las que el cielo y el horizonte se funden.



Animales como pingüinos ocupan gran atención por parte del fotógrafo, como también los lobos marinos antárticos que descansan en una montaña escalonada que recuerda a la Torre de Babel. La cotidianidad de la fauna de la Antártida encuentra su símil en la que habita África, continente al que Salgado dedica instantáneas en las que demuestra sus virtudes como fotógrafo al contraponer la quietud de un leopardo frente al movimiento de un elefante en carrera.

Aquellas que muestran las costumbres y la decoración del cuerpo de las tribus africanas son un ejemplo más del primitivismo que anhela Salgado y que tan ocupado mantuvo a Gauguin, así como cuando el fotógrafo presta atención a otras comunidades como las que habitan en Nueva Guinea o en Sudamérica.



Las 245 instantáneas reunidas invitan no solo a observar la virginidad de la naturaleza, sino a implicarse en su protección. El objetivo queda claro a los pocos pasos del recorrido haciéndose algo cansado para el visitante la repetición de temas, vistas y enfoques, lo que no resta interés a la muestra si, por ejemplo, se plantea como un juego de semejanzas entre fotografía y pintura con la naturaleza como nexo.

Información sobre la exposición:

Lugar: CaixaForum Madrid.

Fechas: del 7 de enero al 4 de mayo.

Horario: lunes a domingo de 10:00 a 20:00 horas.

Entrada: 4 euros.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es