25 de agosto de 2019, 13:08:10
Mundo

Satoru Satoh explica los retos de la economía japonesa


El Japón de Abe asume que necesita la energía nuclear tras Fukushima



Tras 20 años de duermevela, Japón, que en los 80 maravilló al mundo y se postuló como potencia, amenazando incluso la supremacía estadounidense, ha despertado. Las políticas expansivas del primer ministro Shinzo Abe ponen de nuevo el foco en el país insular y sus autoridades confían en que las olimpiadas de Tokio marquen su nuevo despegue.

El embajador nipón en España, Satoru Satoh, ha detallado algunos aspectos de este nuevo Japón que emerge tras el desastre de Fukushima. Satoh ha explicado que la revolución japonesa se basa en tres pilares o más bien tres flechas, las que según el viejo dicho samurái, “juntas, son irrompibles”: la estabilidad política, las políticas expansivas o ‘abenomía’, y la atracción de la inversión internacional.

En este sentido, ha destacado que el ambiente optimista ha regresado a Japón, y que tras décadas de ahorro, que abocaron al país a la deflación, se ha reactivado la inversión y el consumo.

En su exposición, el embajador nipón ha marcado las Olimpiadas de Tokio del 64 marcaron el despegue de la economía japonesa tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial. Ahora, los tokiotas se preparan para unos nuevos Juegos en 2020, que se espera también supongan un hito en el despertar de la potencia asiática, dentro de un nuevo equilibrio de poderes en la región, con la pujanza de China siempre presente.

Sin embargo, este nuevo Japón que renace tras dos décadas de estancamiento y el desastre motivado por el tsunami, no podrá prescindir, como planeó en un primer momento, tras el accidente de la central de Fukushima, de la energía nuclear.

El embajador Satoh ha explicado que el país busca un nuevo mix energético que incluirá la energía nuclear, ya que la decisión de prescindir de ella ha llevado al país a un gasto energético de 30.000 millones de dólares anuales, lo que les ha hecho incurrir en un déficit comercial que no puede permitirse. “Sin energía nuclear, no es sostenible”, ha sentenciado, no sin resaltar que dentro del mix energético nipón, las renovables tendrán un mayor peso.

Por ello, ha destacado la importancia de las relaciones bilaterales España-Japón, donde España puede aportar el conocimiento en las renovables. Satoh ha destacado que las exportaciones españolas han crecido de manera notable en los últimos años en Japón, debido a la querencia de los japoneses por la moda y la comida española.

En total, ha dicho, las exportaciones españolas en Japón alcanzan un volumen de unos 3.000 millones de dólares, ha explicado.

Las comparaciones entre el estancamiento que ha vivido Japón y el español tampoco han quedado en el tintero, y el embajador nipón ha salido al paso de la pregunta asegurando que “algunos elementos” de las políticas de estímulo radical de Abe podrían aplicarse en España, frente a la austeridad, aunque tampoco ha dado mayores detalles, al no sentirse demasiado experto en la materia, ha dicho.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es