25 de enero de 2020, 13:12:14
Opinion


AZNAR GOLPEA A RAJOY

Luis María ANSON


Tras la espantada de Mayor Oreja, de Vidal-Quadras, de Ortega Lara, era fundamental para Mariano Rajoy la presencia de José María Aznar en la convención de Valladolid. Todas las gestiones del entorno monclovita para convencer al expresidente han sido inútiles. Aznar ha querido dejar claro ante la opinión pública sus discrepancias de fondo con la política de Rajoy en relación al terrorismo y al órdago secesionista catalán.

Los colaboradores inmediatos del presidente, que son muy listos, decidieron descargar en Aznar el camión de la basura de Bárcenas. La reacción aznarí fue fulminante. Se fue a la televisión y respondió a las preguntas de Gloria Lomana con rotunda claridad. Segó de raíz la maniobra perpetrada en Moncloa.

Ahora es diferente. Aznar conoce mejor que nadie el profundo descontento del electorado del PP, de los votantes que se mueven en el arco del centro derecha. Cuando Calvo-Sotelo se corrió a la izquierda formando un Gobierno socialdemócrata, la respuesta del electorado de centro-derecha, que cree en una serie de principios básicos, fue espectacular. Y Calvo-Sotelo pasó de 165 escaños a 12, con un resultado electoral sin precedentes en la historia de las democracias europeas.

Aznar no quiere volver. Quiere que el PP responda a esos principios básicos que definen al centro-derecha español. Si Rajoy se mantiene en su política de pasividad, del todo vale, de qué más da, del tiempo arregla las cosas, se puede encontrar con que un día Aznar dé un puñetazo en la mesa, convoque un Congreso extraordinario del partido y revierta la situación.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es