23 de noviembre de 2019, 2:40:57
Cultura

el actor ha fallecido por una sobredosis


Hollywood llora la muerte de Philip Seymour Hoffman


Según varios medios estadoundienses, el actor Philip Seymour Hoffman ha sido hallado muerto en su apartamento. Ya se especula que la muerte pueda estar producida por una sobredosis.




Philip Seymour Hoffman, ganador del Óscar por "Capote" y uno de los actores más prestigiosos del cine estadounidense, fue hallado hoy muerto en un apartamento de Nueva York a los 46 años, víctima aparentemente de una sobredosis. El cadáver fue encontrado en el baño de la vivienda con una aguja aún colgando del brazo, según han asegurado fuentes policiales al diario "New York Post", que señala que los investigadores encontraron heroína en la estancia.

Hoffman había admitido en el pasado numerosos problemas con las drogas durante varias fases de su vida, hábitos en los que recayó el pasado año, cuando ingresó durante diez días en una clínica de desintoxicación. Según él mismo contó al portal TMZ, había comenzado un año antes a tomar pastillas y había terminado esnifando heroína.

El guionista David Katz fue quien encontró el cuerpo sin vida de Hoffman en su domicilio en el barrio neoyorquino de Greenwich Village y quien alertó a los servicios de emergencia poco antes del mediodía hora local (17.00 GMT), según han señalado fuentes policiales al diario "The Wall Street Journal". Otros medios, sin embargo, señalan que el piso en el que apareció el cadáver no era la vivienda habitual de Hoffman, sino un apartamento cercano.

Mientras tanto, cientos de admiradores se han congregado junto al edificio de la calle Bethune en el que falleció el intérprete, uno de los actores más prestigiosos de su generación.

Hoffman logró su mayor éxito en 2005 dando vida al escritor Truman Capote, un papel que le valió un Óscar, el Globo de Oro y varios premios de la crítica, entre ellos el Nacional de EEUU y de los Festivales de Toronto y Los Angeles. Sin embargo, si por algo será recordado Hoffman es por sus inolvidables apariciones como secundario en muchas de las películas más influyentes del cine independiente de las últimas décadas.

Desde "Boogie Nights" (1997) a "El gran Lebowski" (1998), pasando por "Magnolia" (1999) o "Happiness" (1998), Hoffman ha sido uno de los rostros fundamentales del cine estadounidense más arriesgado. El talento de Hoffman fue apreciado rápidamente por Hollywood, lo que le llevó a películas taquilleras como "Misión Imposible III" y más recientemente en la primera entrega de "Los juegos del hambre". Otras dos películas de la serie con su participación tienen previsto su estreno para este año y el próximo.

Además de su Óscar como protagonista de "Capote", el actor fue tres veces candidato como secundario por "La guerra de Charlie Wilson" (2007); "La duda" (2008) ; y "The master" (2012).

Hoffman debutó en la dirección fílmica con "Jack goes boating" (2010) y ha sido también un habitual de los escenarios alternativos al Broadway oficial. Ha intervenido, entre otras, en "Los últimos días de Judas Iscariote", la exitosa "El verdadero Oeste", "La gaviota", "El mercader de Venecia" y, en 2012, "La muerte de un viajante". Además, era director artístico junto con John Ortiz de la Labyrinth Theatre Company neoyorquina, donde conoció a su pareja, la diseñadora de vestuario Mimi O'Donnell, con quien tuvo tres hijos.

Hollywood ha reaccionado con estupor a la noticia, llenando las redes sociales de mensajes de condolencias. "Philip Seymour Hoffman ha muerto. Un hombre realmente bueno y maravilloso y uno de los mejores actores de nuestra historia", señaló en Twitter la actriz Mia Farrow.

"Impactado y con el corazón roto. Qué gran pérdida", indicó el actor Elijah Wood en la misma red. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, también utilizó Twitter para expresar en nombre de la ciudad su dolor.

Una de las primeras reacciones fue la de Jennifer Lawrence, su compañera de reparto en "The Hunger Games", en el que Hoffman interpretaba a Plutarch Heavensbee.Lawrence dijo en un comunicado en nombre de todo el equipo de la saga que "las palabras no pueden hacer justicia a la pérdida devastadora que estamos sintiendo todos ahora mismo".

Igualmente, Julianne Moore, una de las primeras actrices que trabajó con él antes de hacerse conocido ("Boogie Nights" y "The Big Lebowsky") aseguró en su Twitter: "Me siento afortunada de haber conocido y haber trabajado con el extraordinario Philip Seymour Hoffman y estoy profundamente triste por su muerte".

El protagonista del film "The Big Lebowski", Jeff Bridges, compartió su dolor con sus seguidores en Facebook, donde escribió que está "impresionado y triste" por la muerte del actor y agregó que disfrutó de actuar con él porque "era un tipo extraordinario, malditamente talentoso, un auténtico tesoro".

El actor y director Kevin Spacey describió su muerte como "una pérdida indescriptible para el cine, el teatro y para todos los que lo conocían". Por su parte, Robert de Niro, con quien trabajó en "Flawless", en la que interpretaba a una "drag queen", aseguró que esta es "una de esas ocasiones en las que dices: esto no debería haber pasado".

Susan Sarandon recordó al ganador del Óscar por su film "Capote" como "un genio, valiente y dulce" y Jim Carrey lo reconoció como "un alma hermosa". "Para el más sensible entre nosotros el ruido puede ser demasiado", añadió en su cuenta de Twitter el actor de "The Truman Show".

Kevin Costner aseguró que nadie sabrá "lo que hubiese sido capaz de hacer" y agregó que "lo que queda ya es un legado que habla por sí mismo".

En el mundo de la televisión el actor Ricky Gervais lo llamó "dulce, divertido y humilde", mientras que el polifacético Justin Timberlake habló de él como un "actor alucinantemente dotado". Aimee Mann, que compuso la banda sonora de "Magnolia", uno de sus filmes más recordados, simplemente puso un "hashtag" en la red social Twitter que decía "#triste". El polémico documentalista Michael Moore siguió este ejemplo y escribió una sola palabras: "Cristo".

Y quien le dirigió en Broadway en su última gran interpretación sobre las tablas en "Muerte de un viajante", Mike Nichols, concluyó: "No tengo palabras. Era demasiado grande y nosotros estamos demasiado destrozados".

La única declaración que ha hecho la familia ha sido para pedir intimidad, mientras que sus amigos más cercanos en la profesión, como Paul Thomas Anderson y Joaquin Phoenix, no han hecho declaraciones hasta el momento.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es