22 de octubre de 2019, 7:57:39
Opinion


EMPLEO PÚBLICO PARA PALIAR EL PARO

Luis María ANSON


En la Extremadura gobernada por el PSOE se dulcificó el paro con un 33,4% de empleados públicos sobre el total de trabajadores. En la Andalucía gobernada por el PSOE, con un 24,4%. En Castilla-La Mancha, con un 25,8%. En la Comunidad valenciana, gobernada por el PP, esa cifra se reduce al 16,1, y en Madrid, al 17,8.

El expediente no puede ser más fácil. Para dar unas cifras razonables de paro se contratan empleados públicos. Zapatero aplicó la fórmula hasta la extenuación. Pero eso es pan para hoy y hambre para mañana. El Estado se ve obligado a esquilmar a las empresas para pagar el gasto desaforado y en época de vacas flacas termina colocándose en la frontera del rescate o de la quiebra.

De los 700.000 funcionarios que había en España en 1976, se ha pasado a los 3.300.000, reducidos hoy ligeramente por Rajoy. Las 4.000 empresas públicas, fundaciones y otras camelancias han multiplicado las cifras del empleo público. Y no solo para mitigar el paro sino para colocar a los paniaguados, parientes y amiguetes de los partidos políticos y las centrales sindicales. Un escándalo mitigado solo en parte por Rajoy porque Ayuntamientos y Diputaciones, según el informe de Roberto Pérez, han creado 17.000 empleos más en el último año.

Para superar la crisis económica lo más importante es enflaquecer el gasto desmesurado del Gobierno, de las Autonomías, de las Diputaciones, de los Ayuntamientos, de los partidos políticos, de las centrales sindicales, de los cursos de formación y de las empresas públicas. La presión fiscal se ha hecho insufrible y no es verdad que a más impuestos se recaude más. Cuando se superan ciertos límites, y se están superando ya, lo que ocurre es lo contrario: a más impuestos menos recaudación.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es