12 de noviembre de 2019, 6:54:00
Cultura

por la política cultural del gobierno y la ausencia del ministro José Ignacio Wert


Premios Goya: un sector de los cineastas se prepara para convertir la gala en un mitin político


El cine español se viste de largo esta noche en la entrega de los Premios Goya a los mejores trabajos de 2013. Pero, un año más, un sector de los cineastas tratarán de convertir la fiesta de la creatividad fílmica en un mitin político, incendiados tras la decisión de ausentarse del ministro de Cultura, José Ignacio Wert, blanco de abucheos en los últimos Premios Forqué. Las bromas y referencias peyorativas al ministro han quedado anunciadas también desde el presentador de la gala, Manel Fuentes.


Se agota el tiempo para las quinielas. En unas horas el cine español se vestirá de largo para premiar lo mejor de 2013. ¿Será el año de la consagración de Daniel Sánchez Arévalo, el favorito con "La gran familia española"? ¿O el de la revelación de Fernando Franco y "La herida", como apuntan los premios previos?

Entre tanta incertidumbre, hay al menos una certeza: el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, no estará ahí para escuchar el discurso del presidente de la Academia, ni las bromas del presentador, Manel Fuentes, que ya advirtió que habría alusiones críticas a la complicada situación de la cinematografía española.


Ni tampoco para hacer frente a posibles abucheos, como los que Wert sufrió en la entrega de los Premios Forqué, cuando anunció inminentes "buenas noticias" para el cine español. Y eso que esa vez llegaba con parte de los deberes hechos, puesto que el ministerio acababa de aprobar las ayudas a los productores, pendientes de 2011.

Tras la confirmación de la ausencia del ministro, un sector de los creadores fílmicos hicieron pública su indignación e, incluso, amenazaron de manera explícita con actuar en la gala de los Goya atacando a Wert como protesta por su política cultural y la decisión de no acudir al Centro de Congresos Príncipe Felipe, del Hotel Auditorium de Madrid.

"Le compadezco en lo personal, porque sólo veo debilidad en su gesto, y en lo político me resulta lamentable", afirmó el actor Antonio de la Torre, nominado por partida doble, como actor protagonista y de reparto, por "Caníbal" y "La gran familia española".

"Tenía que estar, a no ser que hubiera una razón de peso, que no parece el caso", ha añadido. "Si la razón es por miedo a lo que pueda ocurrir, me parece cobarde; si es por falta de aprecio a la industria del cine, me parece dejación de funciones de un ministro de Cultura, que debe potenciar los sectores estratégicos de la industria española".

Gracia Querejeta, finalista a mejor película y mejor dirección por "15 años y un día", apuntó, sin querer hacer "sangre", que la razón que ha dado para no asistir parece "extrañísima".

"Entiendo que al no ir se puede evitar una situación desagradable (silbidos o similar), pero también se aumenta el clima de crispación y desencuentro", ha dicho. "No es extraño que la gente del cine nos sintamos bastante desamparados en este momento".


De "indiferencia absoluta" ha calificado el director nominado por la película "Vivir es fácil con los ojos cerrados", David Trueba, la ausencia del ministro Wert.

"De todas formas, es algo que ha venido pasando toda la legislatura. Pese a ser ministro de Cultura, no lo ha sido nunca. No ha estado en los momentos importantes", ha destacado Trueba, quien ha reconocido que los protagonistas de la noche de los Goya tienen que ser "las películas", y no "los políticos".

"Es una fiesta del cine. Obviamente, el ministro tendría una obligación, porque lo lleva en el sueldo. Pero, si no viene, por una obligación del Ministerio de Educación, significa que no se pueden juntar dos ministerios", ha señalado.

Además, para el cineasta, que sea el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, quien sustituya a Wert, es "suficiente", ya que, según ha confesado, se trata de una persona "con buen talante" y con la que "se puede charlar".

Por su parte, Mariano Barroso, director de "Todas las mujeres", que compite con cuatro candidaturas, ha dicho sentir "una mezcla de pena por la cobardía de los representantes que tenemos, que no son capaces de dar la cara para defender las medidas que toman, y de miedo, porque al no dar la cara uno se pregunta qué tramarán a nuestras espaldas".

"Es un desprecio y una ofensa. Hace tiempo que lo único que se espera de este ministro es que se vaya y que bajen el IVA", ha añadido y ha calificado a Wert de "ministro 'hooligan' y antisistema", porque, "al igual que Montoro o Gallardón, están ahí para machacar a los colectivos e industrias; se les paga por defenderlos".

Desde la red social Twitter, Carlos Bardem, finalista por el guión y por su interpretación en "Alacrán Enamorado", ha llamado a Wert ministro de "(anti) Cultura".

"Nos oirá igual y, además, el que decide en la Cultura no es él sino Montoro", ha añadido.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es