17 de noviembre de 2019, 4:00:00
Opinion


Navarra, en manos de Bildu



La situación de la presidenta del Gobierno Foral de Navarra, Yolanda Barcina, es delicada. No es la primera vez que alguien de Unión del Pueblo Navarro -UPN- se ve inmerso en un escándalo de corrupción. Sin ir más lejos, la propia Barcina tuvo que disculparse públicamente por haber cobrado dietas millonarias de Caja Navarra por el mero hecho de asistir a reuniones, algunas de ellas ficticias. En esta ocasión son las acusaciones vertidas por la ex directora gerente Idoia Nieves contra la consejera de Economía, Lourdes Goicoechea, las que han vuelto a tensionar la vida política de una comunidad autónoma de por sí convulsionada.

Más allá de cualquier sigla, aquel partido cuyos miembros lleven a cabo prácticas irregulares deberá asumir sus consecuencias, UPN inclusive. Sin embargo, ello no puede obviar otro tema igualmente preocupante: el interés del Partido Socialistas de Navarra -por lo demás, de clara tendencia nacionalista, como sus colegas de Euskadi y Cataluña- en dejar de apoyar a Unión del Pueblo Navarro y pactar con los proetarras de Bildu. Siendo grave -de demostrarse- la actitud de algunos miembros del Ejecutivo navarro, lo es aún más la actitud de complacencia del socialismo navarro hacia la izquierda abertzale: un ejemplo más de un socialismo desnortado que traiciona sus propios principios internacionalistas inclinándose por ideología identitarias, en este caso favorables a los eusko-nazis.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es