13 de diciembre de 2019, 10:06:55
Opinion


ETA: la “internacionali- zación de conflicto”



Ayer domingo, los “mediadores” a sueldo de ETA prestaban declaración en la Audiencia Nacional. Lo hacía por haber servido de cooperadores necesarios a la pantomima de falso desarme protagonizado por la organización terrorista en un piso de Tolousse. Todo es absurdo en este asunto: los etarras se hacen la foto con las armas y luego se las vuelven a llevar en una caja, los “mediadores” justifican lo injustificable y PNV y PSE les hacen el caldo gordo, con el apoyo explícito tanto de Iñigo Urkullu como de Pachi López.

Sin embargo, la deseada “internacionalización de conflicto” se le puede volver en contra al entorno de ETA, toda vez que COVITE -el colectivo de víctimas más solvente- ha iniciado ya ante los tribunales una campaña para que la actividad terrorista sea catalogada de genocidio y crímenes contra la humanidad. Su efecto, que los asesinatos de ETA no prescriban y que sus asesinos tengan un tratamiento procesal menos beneficioso que el que ahora tienen.

Por un lado, la iniciativa auspiciada por COVITE puede poner remedio al desaguisado producido por la sentencia de Estrasburgo que invalida la doctrina Parot. Por otro, la farsa de ETA y los mediadores refleja hasta qué punto la organización terrorista tiene la intención de seguir activa, sin disolverse ni entregar las armas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es