19 de septiembre de 2021, 9:16:36
Opinión


QUIROGA, COSPEDAL, ALONSO, SANTAMARÍA, NEREA

Luis María ANSON



No voy a meter los dedos en el nido de avispas del PP vascongado. La reyerta entre Arantza Quiroga, María Dolores de Cospedal, Alfonso Alonso y Soraya Sáenz de Santamaría ha sido de órdago a la grande. No se ha tirado a florete, tampoco a espada, ni siquiera hemos asistido a navajeo cachicuerno en las sombras de la esquina rosada. La lucha ha sido la del puñal traidor por la espalda.

He escrito varias veces que Arantza Quiroga es votable. Lo ha demostrado. En la crisis vasca ha sido capaz de navegar evitando el estruendo y la tempestad. Ha sorteado la gran crisis que hubiera dañado en primer lugar el crédito del Partido Popular en toda España. Ha derrochado sonrisas, mano izquierda y habilidad. Al final ha conseguido remansar las aguas y dar sensación de equilibrio con el nombramiento de Nerea Llanos que, al margen de lealtades personales, es mujer de vasta experiencia política.

Rajoy debería tomar nota del acierto de Arantza Quiroga al superar un conflicto que podía haber fragilizado al entero Partido Popular. La dirigente vascongada ha resuelto un problema muy esquinado pero no debe volver la vista atrás sino mirar hacia adelante olvidando los albañales de la política. Es la hora de construir, la hora de enfrentarse con una situación crítica del Partido Popular en el País Vasco, que no puede seguir soportando la hemorragia de los votos. Si no se contiene esa sangría, el PP vasco se convertiría como en Cataluña en una agrupación residual.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es