7 de diciembre de 2019, 8:44:06
Opinion


El asalto de Bildu a la Eurocámara



Desde 2004, los compañeros de viaje, o, más bien, hermanos de sangre, de la banda terrorista ETA, no contaban con representación en el Parlamento Europeo. Pero esto puede cambiar si Bildu logra su propósito, en el que se está empleando a fondo, de llegar a la Eurocámara y allí liderar un grupo secesionista, conjuntamente con el Bloque Nacionalista Galego (BNG) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), establecida en Cataluña y Valencia, habida cuenta de que Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana (ER), ha dicho que no a los herederos de Herri Batasuna, la formación que ha ido cambiando de siglas, pero sin olvidar nunca su apoyo y connivencia con los pistoleros etarras.

Parece ser que ahora los abertzales de Bildu manejan encuestas según las cuales podrían sentarse en el Parlamento Europeo, sin duda uno de sus mayores objetivos, después de haber logrado instalarse ampliamente en las instituciones españolas, aprovechándose de los resortes democráticos para ir después contra ellos. Esto es lo que querrían repetir en la Eurocámara, donde los euskonazis de Bildu, pretenden llevar su delirante sueño secesionista, que no sería otra cosa que una infernal pesadilla para el País Vasco.

Un siniestro delirio que quieren propagar y vender con torticeros argumentos supuestamente “democráticos” en el Parlamento Europeo, como están haciendo en España. Aunque la circunscripción única de las elecciones europeas hace complicado que partidos extremistas y minoritarios lleguen al Parlamento, este debe intensificar todos los mecanismos legales a su alcance para impedirlo. Sería nefasto que tuvieran voz y eco en las instituciones europeas partidos secesionistas que no solo en la mayoría de los casos van en contra, como sucede en España, de la Constitución de su país, sino que van en contra de la Historia al propugnar una especie de Europa de las regiones, inviable, regresiva, completamente anacrónica y destinada a la miseria y la debilidad. También formaciones de ultraderecha como el griego Amanecer Dorado (AD) están moviendo sus fichas para poder llegar al Parlamento Europeo. Las elecciones europeas no deben dar el menor resquicio a formaciones de catadura euskonazi como Bildu, que, junto a otros grupos extremistas, pueden ser el huevo de la serpiente, instalado en el mismo corazón de Europa. Sin alarmismos, más vale siempre prevenir que curar.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es