18 de enero de 2020, 22:34:00
Mundo

31 muertos, 461 heridos y 1.854 detenidos desde el 12 de febrero


Venezuela, al borde de la guerra civil


Al menos 31 personas han muerto, 461 han resultados heridas y 1.854 han sido detenidas desde el pasado 12 de febrero, cuando estalló la ola de violencia en Venezuela en el marco de las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, según ha informado la fiscal general, Luisa Ortega Díaz. Clima de guerra civil previo a una manifestación este sábado que la oposición desea resulte la más numerosa en la historia del país.




La ONG Amnistía Internacional (AI) ha hablado este jueves de una posible "caza de brujas" en Venezuela después de los últimos sucesos en el país, que incluyen la detención del alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, acusado de rebelión civil, y la condena de 10 meses y 15 días de cárcel al alcalde de San Diego, Enzo Scarano.

A través de un comunicado, la organización ha advertido de que estos hechos ponen de manifiesto un "deterioro de la situación de los Derechos Humanos" en el país. "Las autoridades de Venezuela parecen estar preparando el escenario para una caza de brujas contra los líderes de la oposición", ha sentenciado la ONG.

De la misma forma, AI ha denunciado que las declaraciones del ministro de Justicia y del Interior de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres, "afectan la presunción de inocencia, la piedra angular de la justicia". El funcionario dijo que la detención de Daniel Ceballos "es un acto de justicia" y añadió que el alcalde había "facilitado y apoyado la violencia irracional" que se desató en San Cristóbal.

Los enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad, grupos favorables al Gobierno de Nicolás Maduro y manifestantes antigubernamentales se han intensificado desde febrero. Fuentes oficiales han confirmado la muerte de, al menos, 31 personas, mientras que más de 1.700 personas han sido detenidas -la mayoría han sido puestos en libertad condicional-.

La directora del Programa para las Américas de Amnistía Internacional, Guadalupe Marengo, ha señalado que es "innegable" que las autoridades de Venezuela tienen "la responsabilidad de mantener el orden público". Sin embargo, ha advertido de que "a menos que se respeten los Derechos Humanos de todos y actúen con moderación, sus acciones conducirán a más violencia".

De la misma forma, ha concluido que "también es crucial que los líderes de la oposición envíen un mensaje claro a sus seguidores para que no cometan abusos contra los Derechos Humanos".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es