24 de enero de 2020, 16:19:24
Los Lunes de El Imparcial

CRÍTICA


Javier Zamora Bonilla (Ed.): Guía Comares de Ortega y Gasset


Javier Zamora Bonilla (Ed.): Guía Comares de Ortega y Gasset. Comares. Granada, 2014. 384 páginas. 28 €


En 2014 no solo se conmemora el primer centenario de un hecho terrible y luctuoso como fue la I Guerra Mundial. Hasta el 1 de junio es posible ver en la Biblioteca Nacional de Madrid la exposición Generación del 14. Ciencia y modernidad.Organizada por la propia Biblioteca y Acción Cultural Española (AC/E), y comisariada por Antonio López Vega, Juan Pablo Fusi Aizpurúa, José Manuel Sánchez Ron, José Lebrero Stals y el recientemente fallecido Carlos Pérez García, se estructura en seis apartados que, a través de más de doscientas piezas, en algún caso inéditas -pinturas, esculturas, fotografías, manuscritos, cartas, material científico, libros…- nos ofrecen un completo recorrido por las distintas facetas del gran legado intelectual y científico de la Generación del 14. La muestra se encuadra en las actividades que se desarrollarán a lo largo de este año, en el que, y precisamente en España, se cumple el primer centenario de la aparición de un grupo de intelectuales y científicos que fijaron su mirada en Europa, pues querían para nuestro país lo que esta significaba: ciencia, razón, cultura… modernidad, en suma. Unos elementos que, a pesar de las guerras que la han asolado, permanecen vivos y es preciso potenciar y apoyar siempre.

Exactamente en un acto llevado a cabo por el protagonista del volumen que da pie a este comentario, se cifra el nacimiento de la Generación de 1914: la conferencia “Vieja y nueva política”, que José Ortega y Gasset dictó en el Teatro de la Comedia de Madrid el 23 de marzo de 1914. Esta conferencia del filósofo madrileño, líder de la Generación del 14, tuvo una enorme resonancia, y poco después, con no menor repercusión, Ortega publicaría su primer libro, Meditaciones del Quijote, del que, por tanto, también se celebra este año el primer centenario de su aparición. La editorial Comares, que cuenta con un riguroso catálogo centrado en la filosofía, ha tenido la feliz iniciativa de incluir en su colección de “Guías Comares de” esta dedicada al autor de La rebelión de las masas. Una obra que, sin duda, resulta de gran utilidad y aprovechamiento tanto para los lectores habituales de Ortega, o los especialistas en su obra, como para quienes deseen introducirse en el fértil pensamiento orteguiano, que hoy mantiene una absoluta vigencia y que, gracias a su enorme riqueza, permite en todo momento nuevos análisis y acercamientos. Nadie mejor que el editor de esta pulcra edición, Javier Zamora Bonilla, y autor de un interesante introducción, para explicar su propósito: “Esta guía -escribe Zamora Bonilla- orienta, indica los senderos, señala las diferencias orográficas de los valles, mesetas y montañas de la obra orteguiana, avisa de las fuentes, de los ríos y de las lagunas, enseña a otear los horizontes y anuncia los recovecos y dificultades del camino, pero no pretende dirigir por una única vía hacia una determinada interpretación del pensamiento orteguiano. Como toda buena guía, presenta un paisaje que intenta ser más o menos completo, al tiempo que complejo, y muestra las distintas carreteras por las que el lector puede transitar. El fin del itinerario es profundizar en el conocimiento de la obra orteguiana, por tanto, un horizonte siempre abierto”.

En esta guía queda claramente de manifiesto la indiscutible relevancia de Ortega (Madrid, 1883-1956) no solo como el pensador más destacado e influyente de nuestro país sino como una figura esencial en el replanteamiento de las cuestiones fundamentales que la filosofía del siglo XX tuvo que abordar. Recordemos que Ortega puso sobre la mesa con gran oportunidad el concepto de “razón vital”, que sitúa la vida humana en el eje del pensamiento, convirtiendo el raciovitalismo en insoslayable, y elaboró lúcidas y esclarecedoras reflexiones sobre infinidad de asuntos como el arte de vanguardia o la razón histórica, además de ser un decidido impulsor de publicaciones como el diario El Sol, o las revistas España y Revista de Occidente, este última hoy en activo.

Uno de los muchos aciertos del volumen es combinar trabajos de consagrados especialistas en la figura y la obra de Ortega, como Pedro Cerezo, autor de La voluntad de aventura, entre otros títulos sobre el filósofo, con los de investigadores más jóvenes que han mostrado una gran capacidad e interés por Ortega, como el propio editor de esta guía, que ha dado a la imprenta una completa biografía del pensador. Esta simbiosis enriquece la propuesta, apreciándose también así el atractivo que sigue teniendo Ortega para las nuevas generaciones. El libro se estructura en cuatro apartados: “Biografía de una filosofía”, “El estilo de un pensamiento abierto”, “Temas orteguianos” y “Bibliografía”. En este último apartado se nos presenta un práctico repaso por la inmensa bibliografía en torno a Ortega, así como por la nueva y rigurosa edición de sus Obras completas, publicadas en diez tomos por Taurus y la Fundación Ortega-Marañón, y en las que se incluyen textos inéditos. Son numerosos y variados los asuntos que se tratan en esta guía, tanto de los primeros pasos del filósofo como de lo que él mismo calificó de su “segunda navegación”, así como referidos a algunas de sus obras como El tema de nuestro tiempo, La idea de principio en Leibniz o La deshumanización del arte.

Entre otras materias se examinan aquí la recepción de la fenomenología en Ortega, su actividad periodística o sus teorías estéticas, sociológicas y éticas. La solvencia de los autores de las contribuciones, quienes han escrito sus textos con absoluto rigor, pero de forma accesible a los no especialistas, garantiza el valor y aliciente de la obra, que ha contado con las firmas de los profesores e investigadores Pedro Cerezo Galán, Javier San Martín, José Lasaga Medina,Javier Zamora Bonilla, Isabel Ferreiro Lavedán, Agustín Andreu, Francisco José Martín, Ignacio Blanco Alfonso, Jesús Conill Sancho, Jaime de Salas, Jesús M. Díaz Álvarez, Eve Fourmont Giustiniani, Agustín Serrano de Haro y Tomás Domingo Moratalla.

Y, junto al centenario de la Generación del 14, no resulta vano recordar que justo el día 2 de este mes de marzo de 2014 se cumplieron cien años del nacimiento de Soledad Ortega Spottorno, hija del filósofo, que supo no quedarse solo en esa condición, a la vez que preservaba con ilusión, esfuerzo y eficacia el legado de su padre, sobre todo a través de la creación de la Fundación que llevó durante décadas su nombre y que hoy es Fundación José Ortega y Gasset / Gregorio Marañón, uno de los centros de docencia, investigación y debate intelectual más prestigiosos y dinámicos.

Por Carmen R. Santos
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es