28 de septiembre de 2021, 9:06:49
Mundo

ue-áfrica


Concluye la cumbre sobre inmigración con compromisos muy genéricos


La Unión Europea (UE) y África cerraron hoy una cumbre de dos días en la que se comprometieron a cooperar para combatir la inmigración irregular e impulsar la paz y la estabilidad y fijaron una hoja de ruta que enmarcará las relaciones bilaterales hasta 2017.


"Tenemos retos comunes y compartimos un futuro común como ciudadanos de un mismo mundo", señaló la presidenta de la comisión de la Unión Africana (UA), Clarice Dlamini Zuma, en la ceremonia de clausura de esta cuarta cumbre UE-África.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, anunció que la próxima cumbre entre los dos bloques se celebrará en África en 2017.

La primera cumbre UE-África se celebró en El Cairo en 2000, la segunda en Lisboa en 2007 y la tercera en Trípoli en 2010.

"Hemos acordado que las personas deben ser el centro de nuestra atención, en especial los jóvenes", añadió la presidenta de la comisión de la UA, al tiempo que agradeció el apoyo financiero de 800 millones de euros que la UE ha ofrecido a África a través del mecanismo de pacificación en el continente.

"Seguimos comprometidos con el objetivo de acallar todas las armas de aquí a 2020", aseguró Zuma.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, también se refirió a la necesidad de responder de manera conjunta a los "retos comunes" que afrontan los ciudadanos europeos y africanos, como el desempleo, la salud, el cambio climático y la seguridad energética.

También recalcó la importancia de luchar contra el crimen organizado y el terrorismo y afirmó: "Tenemos que trabajar juntos sobre esta cuestión".

Barroso explicó que la UE ha vivido recientemente muchos retos, como la crisis económica, y aseguró que hoy el bloque europeo está aún más unido.

"Hemos reforzado nuestra solidaridad sin perder la identidad nacional de nuestros miembros. Creo que lo mismo se puede aplicar a África", añadió.

El presidente del Consejo Europeo destacó el rápido crecimiento que experimenta desde hace años el continente africano, en el que también indicó que hay problemas relacionados con la seguridad.

"No puede haber crecimiento económico sin comercio, y no puede haber paz y seguridad sin cooperación" entre los países, dijo Van Rompuy, que también subrayó que la integración regional es esencial para que haya un mayor crecimiento.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es