20 de noviembre de 2019, 5:20:34
Nacional

durante un encuentro con José Manuel Durao Barroso


Aznar presenta el libro blanco Una nueva comunidad atlántica en Bruselas


El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha presentado hoy lunes en Bruselas el libro blanco de la Atlantic Basin Initiative (ABI) Una nueva comunidad atlántica: generar crecimiento, desarrollo humano y seguridad en el hemisferio atlántico. La presentación ha tenido lugar durante un encuentro con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. La Iniciativa que Aznar preside y puso en marcha en el marco del Center for Transatlantic Relations de la Johns Hopkins University hace en este documento un llamamiento a la acción para redefinir una nueva comunidad atlántica bien posicionada en el mundo que borre la línea invisible que divide el Atlántico Norte y Sur y que, por tanto, incluya la cooperación con Latinoamérica y África.


La presentación ha tenido lugar durante un encuentro con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. La Iniciativa que Aznar preside y puso en marcha en el marco del Center for Transatlantic Relations de la Johns Hopkins University hace en este documento un llamamiento a la acción para redefinir una nueva comunidad atlántica bien posicionada en el mundo que borre la línea invisible que divide el Atlántico Norte y Sur y que, por tanto, incluya la cooperación con Latinoamérica y África.
En la reunión también han participado el expresidente del Parlamento Europeo y exprimer ministro de Polonia, Jerzy Buzek; el expresidente de Costa Rica, Miguel Ángel Rodríguez; el expresidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, Jean Ping, la fundadora de los Objetivos del Milenio de la ONU y exministra holandesa, Eveline Herfkens, la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Paula J. Dobriansky, y el exministro canadiense Stockwell Day, así como el asesor principal de Mohamed VI, Andre Azoulay.

Frente al auge del Pacífico, este nuevo libro blanco parte de la idea de que nada condena a la región atlántica ni a la decadencia ni a la irrelevancia y ofrece sólidos argumentos para el optimismo. De hecho, señala que el potencial para su integración y desarrollo es inmenso, ya que reúne en Europa, América del Norte, América del Sur y África a 66 países y 32 territorios. Asimismo analiza que, a pesar del deterioro demográfico de Europa, cuenta con una población muy joven de media, dinámica y en plena expansión, y explica que la cuenca dispone de las reservas de agua, energía y materias primas más importantes del mundo. También destaca que la gran mayoría de los países de la misma han adoptado instituciones políticas asentadas en los valores de democracia y libertad que hacen posible el pleno desarrollo humano.



Una nueva comunidad atlántica
Este nuevo documento, elaborado por líderes y mandatarios de más de cuarenta países y que conforman el grupo de personas eminentes de la ABI, está dividido en cinco apartados en los que se propone la puesta en marcha de numerosas acciones. En ellos se aborda el renacimiento de la energía atlántica; el crecimiento económico y el desarrollo humano, y la seguridad en toda la región. De igual forma, se pide salvaguardar el océano Atlántico como nuestro patrimonio común, y se apuesta por la promoción de la cultura de la legalidad y de la goberanza democrática eficaz.

Una nueva comunidad atlántica: generar crecimiento, desarrollo humano y seguridad en el hemisferio atlántico aboga por la construcción de una comunidad atlántica dinámica y en armonía que aproveche el renacimiento de la energía atlántica. Con más de un tercio de la producción de petróleo y gas mundial, pone de manifiesto la necesidad de impulsar la producción de energías tradicionales, no convencionales y renovables; facilitar el acceso a la misma a millones de personas en todo el espacio atlántico, y construir un puente hacia un futuro con reducidas emisiones de carbono.

El libro blanco también propone que esta nueva comunidad atlántica defienda el comercio y la inversión libres y abiertos e incluya aquellas iniciativas que lo fomenten y fortalezcan en todo el mundo. Asimismo, establece como uno de los principales desafíos el afianzamiento de sólidas clases medias en toda el área, por lo que pide que nuestros pueblos compartan los beneficios del crecimiento económico y sus oportunidades mediante mejoras en innovación, educación, formación y movilidad. En esta línea, y en cuanto al desarrollo humano, ve necesario hacer de la reducción de la desigualdad un objetivo económico fundamental y da las claves para un crecimiento económico sostenible e integrador, mayor movilidad social e igualdad de oportunidades.

Por otro lado, la Iniciativa se compromete a través de este documento a salvaguardar nuestro patrimonio común, el océano Atlántico, y a promover el respeto a la dignidad humana y la seguridad en toda la región. El informe, también presentado en Washington el pasado 5 de marzo, establece además un compromiso compartido con la democracia, el respeto a los derechos humanos y el Estado de Derecho, y pide un esfuerzo por promover la cultura de la legalidad y de la gobernanza democrática eficaz en toda la cuenca del Atlántico.

La Atlantic Basin Initiative es un proyecto de carácter global orientado al estudio de todos los instrumentos de interacción políticos, económicos, sociales, culturales y tecnológicos entre los países de la cuenca atlántica en sus cuatro pilares, América del Norte y del Sur, Europa y África, para el impulso de las relaciones entre los mismos. Aznar lidera esta Iniciativa con el impulso de la Johns Hopkins University de Estados Unidos, de cuya School of Advanced International Studies (SAIS) es distinguished fellow.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es