14 de diciembre de 2019, 4:46:12
Opinion


MAS NECESITA 234 VOTOS A FAVOR EN EL CONGRESO. CONSIGUIÓ 299 EN CONTRA

Luis María ANSON


Conforme al artículo 168 de la Constitución, para iniciar el largo proceso hacia la reforma que permita la secesión catalana, Oriol Junquera y su escudero Arturo Mas necesitan para dar el primer paso 234 votos a favor de los 350 miembros del Congreso de los Diputados. Ayer, cosechó 299 pero en contra- La distancia, por el momento, es sideral. El pacto de Estado entre el centro derecha y el centro izquierda para cuestiones cardinales como el terrorismo, la territorialidad o la alta política internacional, fue la clave de la Transición. Los dos grandes partidos suman más del 80% del voto popular en España. Garantizan la estabilidad.

Ibarreche actuó de forma honrada y congeló su plan cuando fue rechazado por el Congreso de los Diputados que es la representación de la soberanía popular. Oriol Junqueras y su lacayo Arturo Mas han reaccionado de forma distinta y se han enrocado en su despropósito anticonstitucional.

De lo que se trata ahora por parte de Rajoy y Rubalcaba no es de contestar con el desdén. Por el contrario. Resulta imprescindible abrir el diálogo para plantear una reforma constitucional en la que encuentre acomodo confortable la nueva Cataluña. Y no solo eso, porque lo más importante es que la reforma constitucional atienda a las exigencias y a los deseos de las nuevas generaciones, con el fin de que se integren en el sistema y lo prorroguen. El régimen está agotado. Hoy por hoy el 70% de la juventud permanece indiferente ante el sistema, el 30% está indignado, el 100%, asqueado. Claro que es necesario proceder a una reforma constitucional. Pero no para Cataluña. No solo para Cataluña. Lo más importante es satisfacer las exigencias de las nuevas generaciones.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es