18 de septiembre de 2021, 5:52:44
Deportes

previa del Atlético de Madrid - Chelsea


Mourinho: "Respeto al Atlético, es un gran equipo, pero estamos preparados"

Diego García

Jose Mourinho y David Luiz analizaron la previa de su enfrentamiento ante el Atlético de Madrid, este martes en el Calderón (20/45 en La1), restando importancia a la irregularidad de su Chelsea, desviando el "Caso Courtois" y sin enseñar todas las cartas de cara al crucial partido. Por Diego García y Javier Nuez




El Chelsea Football Club ha desembarcado en la ribera del Manzanares sin Samuel Eto´o ni Ivanovic en el equipaje pero con la misma mentalidad con la que conquistaron la Champions League en 2012. Son el equipo más azotado por el favoritismo que disponen las casas de apuestas, el radar del subconsciente colectivo no les detecta y en la Premier League encadenan honor y batacazo con la coherencia de la irregularidad. Pero Mourinho y sus pupilos se mueven es ese terreno resbaladizo con comodidad. Ahora llegan para combatir el torrente de ilusión colchonera con el frío sistema puntiagudo de la libreta del técnico luso. Sus adalides están en la capital española con ansia de reconquistar Europa, una opción que para piezas como Lampard o Terry, quizá sea la única por disfrutar.

Así, con este paisaje desafiante, siempre cerca del abismo, afronta el Chelsea la ida de las semifinales de esta Copa de Europa. Para analizar lo metafísico y lo terrenal de la batalla de este martes ante el escuadrón de Simeone han comparecido en la sala vip del Calderón Jose Mourinho y David Luiz.

Abrió fuego “The happy one” destacando que no que no resulta necesario inyectar de una motivación especial a su plantillas, ya que “es una semifinal, se nota, esta sala está llena de periodistas, y todo jugador y entrenador quiere jugar un partido como este”.

Pero tras este avance light, rápido asomaron las cuestiones relevantes de la previa del partido frente a los rojiblancos: el “Caso Courtois”, la irregularidad del Chelsea -que quedó al borde de la eliminación en la ida ante el PSG y casi cede sus opciones en la Premier al dejarse remontar en casa ante el colista el pasado fin de semana-, los árbitros y el rol de Fernando Torres en el primer episodio de la eliminatoria ante el club de su vida.

Con respecto al primer punto, Mourinho aplicó la receta que hizo extensiva a casi toda su comparecencia: concisión casi desganada, ni una pulgada de información extra al rival y aspereza. “Las decisiones de la UEFA no se comentan, solo se aceptan”, detalló con la misma sorna con la que aclaró, más adelante, que “no hablo de los árbitros antes de los partidos”. “Antes de un partido pienso que lo único que tiene que hacer es su trabajo y espero que mañana mi idea no cambie y esté preparado para la dimensión del partido, pero no hay razón para que hable del árbitro”.

A la pregunta de qué ha podido cambiar desde que remontarán la eliminatoria del PSG en Stamford Bridge para que el equipo se desmoronara ante el Sunderland hace tres días, eligió subrayar lo siguiente: “No ha cambiado nada, solo el tiempo”.

Avisó, además, que no iba a hacer mención sobre tremas relacionados con la Premier League porque “ya hay partidos contra 19 equipos británicos durante el año y ahora estamos en Champions League”, regateando, de este modo, la cuestión del estado mental de Ramires, pieza básica que amanece en los últimos días más revolucionada que de costumbre, y la expulsión que sufrió su ayudante Rui Faría el pasado sábado, por donde, quizá, se adivine el estado de ánimo blue.

Sobre Fernando Torres, que fue aclamado en Barajas a su llegada, Mourinho ha explicado que “él tiene una gran motivación para jugar, hecho que le provoca estar contento porque está listo”. “No he dicho que Fernando vaya a empezar el partido, pero es un gran profesional que no esconde lo gran aficionado que es del Atlético”, precisó poniendo en relieve la mentalización del Niño para contagiarse del sueño del club de su corazón.

Se pasó entonces al análisis del rival, del técnico colchonero e, incluso llegaron cuestiones accesorias.

No hablo del Atlético en público. Sí lo he hecho con mis jugadores. No hay equipo que llegue a semifinales que no sea un buen equipo. Los respeto pero no estoy aquí para hablar de ellos, ya lo hago con mis jugadores. Lo único que puedo decir es que les he visto jugar muchas veces. Y cuando nos tocó en el sorteo los he visto con los ojos más abiertos. Intento estar preparado para que mis jugadores estén listos. Mis pensamientos no los compartiré con vosotros sino con mis jugadores. Para estar en semifinales y luchar por la Liga es necesario ser un gran equipo”.

Preguntado por una similitud entre el estilo de Simeone y el de su Chelsea, aclaró que no le parece una comparación de recibo: “Creo que es difícil comparar entrenadores. No es justo compararlos porque no es justo comparar un técnico con 15 años de carrera con otro que no tiene esa carrera. Es algo que no haré y no me gusta hablar de ello”.

Tras aclarar que su equipo en España es el Real Madrid y sugerir que no tenía intención de responder ninguna cuestión en español, el técnico portugués señaló que “no vi la final de Copa porque estaba viendo el City contra el Sunderland y luego el Benfica contra el Oporto. Pero repito que lo he dicho antes: en España mi club es el Real Madrid y si gana competiciones en las que no estoy involucrado, estoy contento”.

Por último, Mourinho subrayó que “no tengo negocios pendientes en la Champions con el Chelsea porque di lo mejor y unas veces mereces ganar y otras no. Unas veces pierdes, otras ganas. Otras veces el que gana lo merece, otras no. Perdí por penaltis un año y el equipo perdió en el siguiente por un gol que no fue”. Se despidió de la abarrotada sala restando importancia al hecho de jugar la vuelta en casa y mostrando, como siempre hizo, la cara que cree interesar más a sus jugadores.


David Luiz: “Si mi jefe no habla de nuestro plan de partido, yo tampoco”

El espigado central brasileño abordó el análisis previó al duelo ante el Atlético de Madrid con la misma alegría con la que se desenvuelve con la pelota cuando toca sacar el balón jugado o cuando ha de amarrara a los atacantes desde el pivote en el centro del campo. Eso sí, el central titular de Brasil para el Mundial tiene la lección muy bien aprendida y no traspasó las líneas rojas marcadas por Mou de cara al mensaje público a transmitir.

Estamos animados y contentos porque mañana tenemos un partido muy importante”, avanzó el zaguero con una amplia sonrisa. Ni rastro de presión. Añadió, más adelante, que si le hablan de la ilusión del Atlético por llegar a una final de Champions 40 años después, él cree que “todo el mundo tiene la ilusión ahora que está aquí y si esta aquí es porque tiene ilusión y ambición”. “Ya hemos ganado otras cosas pero yo estoy con el mismo hambre para ganar otra vez porque mañana es un partido grande y somos unos privilegiados por poder vivirlo”, apostilló.

Tras valorar el crecimiento en el equipo de su compatriota William –pieza clave en el centro del campo físico de calidad montado por Mourinho-, la prensa propuso algunos enemigos que Luiz convirtió en amigos al instante. El primero en pasar por el escaparate fue, como no podía ser de otro modo, el goleador hispano-brasileño, Diego Costa: “Somos amigos pero espero que gane el Chelsea, aunque no es un duelo particular Diego Costa - David Luiz, es un duelo Chelsea – Atlético”. “Diego quiere ganar, pero nosotros tenemos un plan y si mi jefe no habló de esto, yo tampoco lo voy a hacer”, zanjó.

Filipe es amigo y lo está haciendo muy bien. Estoy triste porque Ivanovic –lateral derecho del Chelsea que se perderá el choque- es un gran jugador y se va a perder un gran partido, pero tenemos otros jugadores que pueden hacer su trabajo y, aunque conocemos la importancia de la banda izquierda del Atlético, estamos preparados”, aclaró sobre el agujero táctico tras la baja del serbio.

Con el mismo tono alegre regateó el caso Courtois –“es un gran jugador, no puedo decir mucho más"- y compartió con la prensa lo vivido en torno al recibimiento que disfrutó Fernando Torres en su llegada a Madrid: “Estoy contento por él. Fue fantástico cuando vimos cómo estaba la afición en el aeropuerto”. ”Seguro que en el estadio habrá parte de la afición que no nos mire con tan buenos ojos”, subrayó divertido.

Es entonces cuando se abordaron los temas jugosos: el rol mediático de Mourinho y la inestabilidad del Chelsea.

Pienso que él (Mourinho) ha hablado lo que ha querido hablar. Es una semifinal de Champions que hay que encarar de la mejor manera posible y es su forma de responder, no una táctica premeditada”, contestó tras ser cuestionado por la valía de la actitud de su entrenador con los medios como arma en favor de su vestuario.

Por último, este defensa dotado de condiciones físicas y técnicas definió a su plantilla como “un gran equipo que tiene ganas de ganar y hemos tenido un gran año pero en los momentos cruciales los detalles hacen la diferencia, para ganar los títulos”. Sobre el pinchazo en Psrís y ante el Sunderland, Luiz destacó que “estamos en un partido diferente”. “Hicimos un gran partido en París, hubo uno o dos momentos en los que el otro equipo aprovechó para hacer dos goles. En casa conseguimos ganar y pasamos. Perdimos el otro día pero jugamos bien, con la misma intensidad siempre, buscando el gol”. “Trabajamos de la misma manera y pensamos de la misma forma. Pueden fallar los resultados pero en actitud y juego estoy muy contento”, sentenció un central que mostró, con su optimismo destensionado, quizá el ambiente de un equipo que Mou quiso esconder con su gris actitud.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es