25 de septiembre de 2021, 13:33:55
Opinión


La depuración del PSC



De “error dramático” calificaba ayer la ex ministra y miembro de la dirección federal del PSOE Trinidad Jiménez la dimisión de 10 miembros de la Ejecutiva del PSC de Girona. Y no le falta razón. Recordaba así mismo el mayoritario respaldo obtenido recientemente por Pere Navarro -con un 83 por ciento de votos- ante su negativa a apoyar en el Parlament la petición de un traspaso de competencias para celebrar la consulta secesionista. Pero una cosa es el respaldo oficial, más bien cara a la galería, y otra muy distinta el verdadero sentir de un PSC con demasiadas filias nacionalistas.

Filias, por cierto, auspiciadas durante el zapaterismo, etapa en la que Trinidad Jiménez y otros muchos que aún siguen en la brecha tuvieron un destacado papel. El acercamiento a postulados nacionalistas, en un partido de contenido político y filosófico internacionalista, ha laminado el partido, y ha dejado huérfano a un nutrido sector del electorado catalán. La postura de Joaquim Nadal y los otros nueve disconformes es quizá lo mejor que le puede pasar al PSC: quien no esté de acuerdo con la línea del partido, que vaya donde pueda encontrar mejor encaje. Es lo que ya hiciera en su momento otro destacado ex socialista como Ernest Margall, hoy en las filas de Esquerra.

Resta por saber si habrá más fugas, y todo parece indicar que así será. Al menos, los que se queden lo harán -o deberían, al menos- convencidos que el ideario de un partido como el socialista no puede seguir dejándose fagocitar por el nacionalismo y, al mismo tiempo, perdiendo casi todas sus señas identitarias. Es preferible un PSC depurado que el actual, larvado por nacionalistas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es