20 de enero de 2020, 19:41:13
Opinion


Matonismo ruso en Ucrania



Las imágenes de soldados ucranianos secuestrados por separatistas pro rusas son reveladoras del talante con que Moscú está llevando todo este asunto: heridos, maniatados y con los ojos vendados, sus secuestradores los catalogan de “prisioneros de guerra” y aseguran que sólo los liberarán canjeándolos por “otros de los suyos”. Algo semejante sucede con observadores internacionales de la OSCE retenidos por los separatistas, que les acusan de ser “espías de la OTAN”.

Por otra parte, ayer era tiroteado el alcalde de la localidad de Jarkov, a lo que hay que unir la actitud de los pro rusos en el este del país, que siguen sin deponer su actitud en lo que a ocupación de dependencias oficiales se refiere. En este sentido, llama poderosamente la atención la denuncia hecha por Moscú sobre la concentración de tropas ucranianas al este de Kiev. Conviene recordarle a Putin que, pese a sus injerencias en el país. Ucrania es un país soberano dentro del cual sus soldados pueden desplegarse como les venga en gana a sus mandos. ¿Y si el ejército ucraniano entrase sin permiso en Rusia -como han hecho tropas rusas en Ucrania, cuál sería la reacción del Kremlin?

En todo este asunto, Rusia ha ido ya demasiado lejos. Y a nadie escapa que un problema de esta magnitud no se resuelve con la mera imposición de sanciones; por lo demás, irrelevantes. La comunicad internacional debe encontrar un medio para poner coto a la impunidad de Putin en Ucrania.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es