7 de diciembre de 2019, 11:26:13
Opinion


TEJERINA, PASO A LA MUJER QUE SE ABRE PASO

Luis María ANSON




Ni cuotas ni zarandajas. Nada más humillante para un mujer que ocupar un escaño o un cargo público por razones de género. Paso a la mujer que se abre paso. Lo que cuenta no es el sexo sino la preparación y la capacidad. Lo que cuenta es la competencia para gestionar con eficacia.

Isabel García Tejerina no se ha convertido en ministra en razón a cuotas humillantes. Su preparación universitaria, su dilatada experiencia en la gestión, su conocimiento del área que le han encomendado, su sencillez personal y su mano izquierda para la negociación política, la acreditan como persona idónea para sustituir a Arias Cañete.

Tarde pero bien, Mariano Rajoy ha señalado con su dedo aúlico al candidato del PP para las elecciones europeas. Ha acertado. Tarde pero bien ha resuelto la microcrisis con la designación de la persona adecuada para un puesto de especial responsabilidad en el Gobierno. Isabel García Tejerina será una excelente ministra porque reúne todas las condiciones para serlo. En ella prima la seriedad, la responsabilidad y el conocimiento de causa. En medio de tantos compromisos estúpidos de los políticos con sus parientes, amiguetes y paniaguados, reconforta presenciar cómo se nombra a una ministra por sus méritos personales y profesionales y no por componendas de partido, tantas veces estériles, tantas veces contraproducentes.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es