17 de noviembre de 2019, 21:47:37
Opinion


Una débil recuperación



La Comisión Europea ha actualizado sus previsiones de crecimiento y empleo para todos los miembros de la Unión. En un proceso típico de las épocas de recuperación, generalmente ha revisado al alza sus hipótesis sobre la futura evolución de la economía. Tan importante como las previsiones del momento, si no más, es el modo en el que éstas evolucionan, y el hecho de que todas las casas de análisis mejoren sus perspectivas es una señal clara de la recuperación de la economía.

Esta recuperación, con todo, no será tan briosa para España como esperaba el Gobierno, si se cumplen las previsiones de la Comisión Europea en lugar de las del Ejecutivo. Qué duda cabe que el Gobierno cuenta con más datos para apreciar la evolución futura de la economía. Entre otras cuestiones, tiene una idea más aproximada sobre cuál va a ser su política económica.

Además, no debemos olvidar que las previsiones de la Comisión Europea son “a políticas constantes”, es decir, suponiendo que el Gobierno no toma ninguna medida adicional de aquí hasta el período considerado en las previsiones. Aunque el Gobierno muestra ya un agotamiento de su política reformista, aunque la haya impulsado a medias, cabe pensar que algunas medidas de aquí a 2017 sí adoptará el Ejecutivo. Por ejemplo, ha anunciado ya una rebaja fiscal que compensará, en parte la subida de impuestos arbitrada por Mariano Rajoy.

De este modo, las previsiones del Gobierno son en principio más fiables que las de la Comisión Europea. Ambas, empero, muestran un panorama de recuperación tortuosa y lenta, especialmente por lo que se refiere al empleo. Hay varios motivos para ello. Entre éstos está el alto endeudamiento público, que marcará la política económica en al menos las próximas dos décadas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es