22 de septiembre de 2019, 21:10:54
Opinion


ZAPATERO, RAJOY, ETA

Luis María ANSON


Es posible que Zapatero haya condenado sinceramente el asesinato de Eta que conmocionó en la mañana de ayer a España entera. Es posible que Zapatero haya rectificado su decisión de negociar políticamente con la banda terrorista. Es posible que Zapatero esté dispuesto a reconocer el inmenso error de su proceso de paz, que fue sencillamente un proceso de rendición. Es posible que Zapatero esté arrepentido de haber excarcelado a un etarra en huelga de hambre, de haber permitido que la banda volviera a las instituciones a través de ANV, de internacionalizar el conflicto, como quería Josu Ternera, llevándolo al Parlamento Europeo, de mantener negociaciones públicas con Batasuna. Es posible que Zapatero haya escarmentado porque las manifestaciones populares durante la legislatura pasada resultaron multitudinarias y le deterioraron de forma tan considerable que perdió las municipales.

Es posible todo esto pero Zapatero mintió en los últimos años, tanto y de forma tan descarada, que resulta muy difícil creerle. Eta jugó abiertamente a favor de que Zapatero ganara las elecciones generales. Incluso el crimen que cometió días antes de los comicios estaba perfectamente calculado para provocar una reacción favorable al PSOE. Eta, en fin, sabe muy bien cómo debe coaccionar a Zapatero para que retorne a la mesa de la negociación política.

Rajoy, desde la debilidad grande en que está sumido, se ha precipitado a solidarizarse con el incierto Zapatero. Condenar el asesinato era obligado. El entusiasmo marianita en cerrar filas con el líder socialista, sin esperar el desarrollo de los acontecimientos, demuestra la debilidad del presidente del PP. Rajoy no quiere abrir frentes fuera de casa cuando las goteras interiores lo inundan todo. Jaime Mayor Oreja, como otros muchos dirigentes del PP, están asombrados ante el nuevo rumbo del presidente de su partido. ¿Tendrá razón María San Gil al no fiarse de Rajoy?
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es