23 de septiembre de 2019, 22:27:13
Deportes

valladolid 0 granada 1


Un gol en propia puerta salva al Granada y condena al Valladolid


El Granada, gracias al gol en propia meta del serbio Stefan Mitrovic, ha conseguido hoy su permanencia en Primera División tras su victoria (0-1) en la última jornada de Liga en el estadio José Zorrilla ante el Real Valladolid, que estará en Segunda la próxima temporada.


Ambos conjuntos se enfrentaban en un choque de tensión y nerviosismo como pocos a lo largo de la campaña y es que los dos equipos se jugaban todo en los noventa minutos de juego en Zorrilla.

En la última jornada de Liga y con dos plazas del descenso por decidir, a los locales sólo les servía la victoria y esperar a resultados favorables de otros campos, mientras que a los granadinos les salvaría su triunfo e incluso el empate con algunas combinaciones procedentes de otros estadios.

Los nervios se notaron desde el inicio del juego y los dos conjuntos buscaban plantarse de forma directa y rápida en la portería del contrario en busca de la necesaria victoria, pero sin generar demasiado peligro.

Un pase en profundidad de Jeffren hacia Javi Guerra generó la ocasión más clara de los minutos iniciales, aunque el delantero blanquivioleta no pudo rematar con comodidad y el balón se marchó por el lateral de la meta de Roberto.

El Granada, que tras estar fuera de los puestos de descenso casi toda la temporada pasó a jugarse la permanencia en la última jornada, no tardó en responder a esa llegada del Valladolid y pudo marcar el primero con un remate de Mainz, bien despejado por Jaime.

Jeffren volvía a intentarlo con un disparo desde fuera del área que resolvió con mérito el portero del Granada, cuyos jugadores parecían algo más serenos en el juego que el Valladolid.

Con el paso de los minutos, los locales consiguieron arrebatar el control del juego al equipo andaluz y lograban acercarse con más peligro a los dominios de Roberto, aunque con demasiadas imprecisiones que impedían el acierto del ataque blanquivioleta.

No duró mucho esa situación, ya que el conjunto granadino aumentó la intensidad en busca del gol y el tanto del Granada llegó tras una falta sacada por Rico cuando el balón golpeó en el jugador local Mitrovic y se coló en la portería de Jaime.

En la segunda parte, que como en el resto de campos comenzó con retraso por los incidentes de El Sadar, el conjunto pucelano trató de cambiar el signo del encuentro.

El Valladolid sabía que la victoria del Granada le condenaba a la Segunda División y su entrenador, Juan Ignacio Martínez, decidió poner en el campo a los delanteros Manucho y Osorio para intensificar el ataque.

Los granadinos estaban cómodos con el resultado que los mantenía en Primera y, con una defensa firme, frenaban los escasos intentos de los locales de alcanzar el área de Roberto.

En los instantes finales, el Valladolid ganó en intensidad, pero no consiguió variar el marcador, de manera que los blanquivioletas estarán en Segunda División la próxima temporada.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es