23 de agosto de 2019, 16:10:33
Opinion


¿ANUNCIARÁ MAS EL FIN DE SU CARRERA POLÍTICA?

Luis María ANSON


La procesión va por dentro. Arturo Mas se siente acosado desde las zahúrdas de su partido y también, y abrumadoramente, desde la Europa unida. En cualquier momento puede tirar la toalla. No parece lo probable pero sí es posible. Genuflexo ante Oriol Junqueras, el presidente de la Generalidad camina desde hace dos años por la cuerda floja de sus propias contradicciones y de sus despropósitos.

Salvador Sostres, que conoce como nadie la política catalana, ha escrito en El Mundo: “Artur Mas sopesa anunciar el final de su carrera política si no puede celebrar la consulta secesionista que ha prometido. El presidente de la Generalitat ha comentado esta posibilidad a alguno de sus colaboradores más cercanos; y en encuentros privados, su esposa, Helena Rakosnik, lo da por casi seguro. Mas, normalmente reservado, confiesa el enorme desgaste personal que le está causando el proceso y el cansancio que le produce un camino que, además, no parece en absoluto que esté conduciéndole a ninguna parte. Dice a los suyos que está harto de política, de su partido, de la insolidaridad de ERC, que solo le apoya en las proclamas soberanistas y luego le abandona, y del votante que todo se lo exige a CiU para acabar votando a Esquerra o a las CUP.”

Este párrafo de Salvador Sostres exige meditación. En mi opinión, todavía hay más del 50% de probabilidades de que Arturo Mas atienda a su órdago soberanista. Pero tal vez no estará de más buscar una salida razonable para que se vaya sin perder la cara ni la dignidad. Esa salida seguramente pasa por emprender una reforma constitucional bien planteada.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es