24 de septiembre de 2021, 7:08:57
Economía

Crónica económica


La alerta del ex economista jefe del BCE


Jünger Stark advierte de que se ha perdido el control sobre la oferta de dinero, y en consecuencia podemos enfrentarnos a una nueva crisis de grandes dimensiones.


Este economista abandonó el BCE, del que era el principal economista, alegando “motivos personales”. Pero como es habitual en estos casos, nadie se los tomó muy en serio. Los analistas y observadores apuntaban a las discrepancias con la política acomodaticia llevada a cabo por Jean Claude Trichet, que era entonces el presidente de la entidad.

Se considera que Stark es un hombre partidario de una política conservadora por lo que se refiere a los asuntos monetarios y crediticios. El pasado fin de semana lo volvió a demostrar, en una conferencia que ofreció en el Ludwig von Mises Institute Deutschland. En español ha resaltado la importancia de esta conferencia Javier Santacruz, del gran portal Oro y finanzas. Según el resumen de Santacruz, “pronunció un discurso extraordinariamente importante ante los asistentes a su conferencia en el Bayerischer Hof, en Múnich, el pasado sábado. En su conferencia Stark recomendó protegerse frente a un probable colapso del sistema monetario mundial”.

¿Cómo se puede llegar a un nuevo colapso? Stark alerta de que “todo el sistema se basa en una pura ficción, y ha estado volando a ciegas desde 2008”. Advierte de que si nos enfrentásemos a un segundo Lehman Brothers, el sistema “no sobrevivirá”. ¿Por qué?

El dinero, originalmente, lo formaban ciertos bienes que se adquirían no para uso directo, sino para un intercambio ulterior. El mercado, en un proceso que ha durado siglos, eligió dos metales sobre el resto de bienes: oro y plata. Y a finales del XIX la plata se desmonetizó en gran parte, lo que otorgó al oro una preeminencia. Los billetes eran, originalmente, unos resguardos sobre una cantidad de oro (o plata). En un complejo devenir histórico imposible de resumir aquí, esos billetes ganaron aceptación, mientras que el oro que representaban apenas se movía de los bancos, o los mantenía un banco central. Y los bancos, orquestados por los bancos centrales y respaldados por éstos, empezaron a emitir billetes sin respaldo. Cuando los bancos centrales monopolizaron la emisión de billetes, también emitieron billetes sin respaldo. No es el único modo en el que se pueden crear medios de pago sin que detrás esté el verdadero dinero: el bien que había ganado la reputación de ser un medio de pago. Pero el ejemplo de los billetes es muy claro de ese proceso de creación de medios fiduciarios, es decir, de medios de pago que responden a la voluntad del emisor, y que no tienen detrás un bien monetario que les respalde.

Este concepto es importante tenerlo en mente para entender lo que dice Stark. Cuando habla de “ficción” se refiere a esa oferta de liquidez surgida de la voluntad de quienes controlan la oferta, no de un crecimiento de los bienes monetarios que podríamos llamar “básicos”. Pero Stark va más allá. No es ya que los bancos centrales hayan seguido una política coordinada de inyección de liquidez como respuesta a la crisis financiera. A su juicio la oferta de dinero está fuera de control, y no se sabrá quién, cuándo y en qué cantidad ofrecerán nuevos medios de pago.

Él asimila la situación a la de un globo aerostático. Se le inyecta aire caliente, y el globo sube. Pero se sigue inyectando aire y la presión hace que surjan fisuras por donde se escapa (impagos, insolvencia, quiebras...). De modo que el globo cae. Pero se combate ese descenso con inyecciones cada vez mayores de aire caliente. Sólo que ese aire abre nuevas grietas. El destino final será la caída, antes o después, de forma abrupta y violenta. Sin saber cuándo llegará, ni dónde.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es