6 de diciembre de 2019, 22:42:13
Nacional

tras la debacle electoral


PSOE: Valenciano da a entender que Rubalcaba podría dimitir


La Ejecutiva Federal tomará este lunes decisiones tras la debacle electoral.


La derrota del PSOE en las elecciones europeas de este domingo coloca a su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una delicadísima situación interna, pendiente por enésima vez de sofocar el más que previsible fuego que desatará la nueva debacle socialista en las urnas, que muchos ya se han encargado de personalizar en él.

La peor derrota del socialismo en España desde la transición podría precipitar las cosas en Ferraz. Este mismo lunes se reúne la Ejecutiva Federal, y la cabeza de lista a las europeas, Elena Valenciano, no ha descartado que haya consecuencias.

Bombardeada a preguntas sobre el futuro de Rubalcaba y su Ejecutiva, una cariacontecida Valenciano se ha remitido a este lunes y no ha soltado prenda sobre lo que puede pasar.

"Es la Ejecutiva la que debe adoptar el análisis; no me corresponde a mí, sino al conjunto de la dirección y lo hará lo antes posible", ha dicho, y ha anunciado que será el propio Rubalcaba quien comparezca después ante la prensa para informar de las "decisiones oportunas".

Unas palabras que han levantado todo tipo de especulaciones entre los periodistas. Hace pocos días, en una entrevista radiofónica, Rubalcaba dijo que reflexionaría sobre los resultados de las elecciones europeas y que al día siguiente sería un buen momento para preguntarle por su decisión.

Y mañana, sin duda, no podrá seguir eludiendo la respuesta.

Desde las bases, los más críticos con su figura en todo este tiempo se han apresurado en twitter a culparle de la derrota de hoy en las urnas, con la que han visto ratificada su tesis de que es una rémora para poner fin a la travesía del desierto por la que deambula el PSOE desde el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Una hipotética dimisión de Rubalcaba abriría las puertas a la constitución de una gestora y a un congreso federal extraordinario, lo que podría echar por tierra las primarias abiertas para elegir al futuro candidato a la Moncloa, previstas para noviembre.

Ese sería un horizonte que no satisface a casi ninguno de los llamados "protocandidatos" a las primarias, salvo quizás al ex lehendakari Patxi López, consciente de que su mejor baza para hacerse con las riendas del partido sería en un congreso.

Ahora bien, las consecuencias podrían limitarse a que Rubalcaba anunciase que no piensa presentarse a las primarias, pero tampoco marcharse todavía, lo que supondría mantener el calendario actual.

Nadie duda del peso que tendrá en todo este proceso la presidenta andaluza, Susana Díaz, que esta misma noche sacaba pecho por los resultados del PSOE en Andalucía, donde ha ganado por diez puntos al PP, al decir: "Éste es el primer fruto del nuevo tiempo que os prometí abrir", en una comparecencia en la que no ha aceptado preguntas de la prensa.

Como hay que ver el lado bueno a todo, fuentes socialistas han recordado que el PSOE viene de perder por más de 16 puntos contra el PP en las generales de noviembre de 2011, hace apenas dos años y medio, por lo que recortar la distancia a tres puntos ya es casi una hazaña.

Aún así, desde la dirección federal se reconoce abiertamente que el resultado de las europeas ha dibujado el peor escenario posible, con el número de votos más bajo de la democracia y el peor porcentaje, por debajo incluso de las generales de 2011 y de las municipales de aquel mismo año.

"Hay un terremoto; no sabemos si coyuntural o algo más", en palabras de una fuente socialista.

Tampoco encuentra su fondo el PSC, que sigue en caída libre, lo que perjudica inevitablemente al PSOE, que no tiene marca propia en Cataluña y que se ve arrastrado por la pérdida de apoyos del "partido hermano" en esa Comunidad, una de las que tradicionalmente han aportado más electores a la bancada socialista.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es