21 de julio de 2019, 16:48:23
Opinion


Una nueva etapa

Tom Burns


Don Juan Carlos sabía lo que tenía que hacer al morir el General Franco y los tiempos con los cuales contaba. Don Felipe también a la hora de suceder a su padre. La abdicación, sin duda, ha sido largamente y minuciosamente preparada y los siguientes pasos del reinado de Felipe VI han sido consultados con los principales dirigentes políticos. Con el relevo generacional se abre una nueva etapa política que no puede menos que tener como referente la que tuvo lugar en la Transición.

La sucesión permite una relectura a fondo de la Constitución de 1978. Las reformas que podría proponer una comisión regia creada con este fin serían propuestas a un Congreso de Diputados que hoy por hoy permite una amplia mayoría para consensuar y aprobar grandes asuntos de Estado. A continuación serían sometidas a un referéndum nacional.

Poner al día la Constitución abarca, necesariamente, la revisión del Estado de Autonomías y enfocar con audacia el “problema Catalán”. Es de esperar que la Generalitat acuerde unilateralmente la suspensión de la consulta convocada para el nueve de noviembre y que aguarde la reforma constitucional.

Todo el quien tiene edad recuerda perfectamente cómo el comienzo del reinado de Don Juan Carlos provocó una nueva manera de entender y hacer política de acuerdo con la devolución de la libertades al pueblo español. El nuevo reinado, que en el medio plazo traerá consigo una nueva generación de políticos – la del Príncipe – actuará de catalizador para una nueva conducta de transparencia, de rendición de cuentas y de ejemplaridad.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es